DIARIO DE UNA DISTOPÍA. 15


LOS PONTÍFICES TRAMPOSOS DEL CALENDARIO

Llueve sobre toda España y seguirá lloviendo mañana. El agua siempre hace falta y ahora molesta menos que nunca debido a la obligación de quedarse en casa. Miramos el agua caer desde detrás de las ventanas y solo jode por no poder asomarse para vituperar paseadores de perros o desconocidos viandantes que no deberían viandar cuando nosotros estamos metidos en casa y jodidos. La lluvia nos quita la indignada diversión de agente de la Brigada Político Social. Pero la falta de sol y cielo azul agudiza los estados de ánimo depresivos. Deprime también pensar que el campo que recibe este agua no tiene jornaleros que levanten la cosecha del suelo para llevarla a los supermercados y de ahí a la mesa de casa para que la coman mis hijos como si tal cosa, sin darle ninguna importancia al pequeño milagro social que supone la cadena de distribución capitalista.

No se recogen las hortalizas porque no hay currelas marroquíes, y no hay currelas marroquíes porque las fronteras están cerradas, y no hay currelas españoles porque nadie quiere doblar el lomo en la España de la precariedad y la emergencia social. El PER sí lo queremos, pero el lumbago y los callos no. Yo el primero, pero es que tengo 51 tacos y las peonadas son para jóvenes y nosotros tenemos hoy a todos nuestros jóvenes luchando contra el fascismo en twitter. No los ve yo muy por la labor de recoger fresas o cortar pepinos de la mata. De modo que una nación fértil y bien regada de sol y buenos alimentos se ve amenazada de desabastecimiento en plena epidemia porque nos faltan los moros que los fachas querían impedir entrar antes que lo hiciera el Covid 19 y nos jodiera la fiesta. El sueño húmedo de cerrar fronteras a los africanos no era tan cojonudo después de todo.

Para ahuyentar los pensamientos apocalípticos me refugio en el libro de la historia de las religiones del que ya os he hablado. Sigo en el capítulo de la Roma clásica porque si os contara lo que leo en el dedicado a la religiones mesoamericanas precolombinas nos íbamos a espantar con el derroche de sangre, sacrificios humanos, canibalismo y corazones arrancados. Un día que no llueva os lo cuento, un día bonito, de sol, para no sumar el horror a la depresión de los cielos grises. Así que ahora vamos a por una curiosa estratagema de la casta sacerdotal romana, los Pontifex.

Los pueblos indoeuropeos establecieron una funcionalidad triple en la sociedad: sacerdotes, guerreros y todos los demás, la masa compuesta por agricultores, ganaderos, comerciantes y artesanos, o sea, nosotros, los confinados contribuyentes. Esto ha sido así siempre y en la India lo hicieron norma social y se impuso el sistema de castas impermeables entre así. Las revoluciones políticas del XVIII y su egalite, legalite y fraternite lo único que han hecho ha sido romper el tapón impermeable de nacimiento y que un hijo de la plebe pueda ser con esfuerzo un Robespierre que guillotine reyes, pero las castas siguen en el mismo sitio aunque algunos puedan moverse entre ellas.

La masa, o sea, todos nosotros, ha estado siempre y en toda sociedad bajo el dominio de dos castas superiores: clero y milicia. Las relaciones entre estas dos clases altas han sido también conflictivas. A veces se imponen los guerreros y a veces los sacerdotes, pero siempre mantienen un acuerdo de base para proteger el status quo, que consiste en tener al rebaño controlado. Los sacerdotes les ofrecen la ideología dominante en cada época, los dogmas, los mandamientos, los pecados, la distinción entre buenos y malos, y los castigos que deben administrarse. Los guerreros ejecutan esa ideología, controlan por las armas a las masas, castigan a los malos y confiscan tributos para el sostenimiento de clero y milicia. Y cuando otro clan ataca a la comunidad, reclutan a la fuerza a los hijos de la masa para morir por la patria.

Ni que decir tiene que esas funciones se mantienen inalteradas pero han ido cambiando los dogmas, que hoy son distintos a los que regían en Roma, a los de hace 500 años y a los de hace 50. Por eso lo que hoy llamamos curas y militares no forman parte ya de esas castas superiores sino más bien de la masa o Tercer Estado. Los verdaderos sacerdotes contemporáneos, los prestigiados pontifex de la Roma moderna, hoy están en los medios de comunicación, en el Congreso y en el Gobierno, pero su intransigencia es la misma que la de los que quemaron a Copernico.

Mirando bien hacia atrás, al comienzo de nuestra civilización. ¿Qué hacían los pontifex de la Roma antigua? Además de labores religiosas llevaban la elaboración del calendario. Uno de los pontifex observaba la luna y anunciaba la primera aparición del cuarto creciente, de ese modo se proclamaba al pueblo el comienzo del mes. Pero la falta de coincidencia plena del año solar con el ciclo lunar obligaba a intercalar unos días para cubrir artificialmente el espacio temporal. “El número de días dependió de la voluntad de los pontífices, con las consecuencias políticas que ello ocasionaba, puesto que incidía en la duración de las magistraturas”

Acojonante, al final, con la excusa de elaborar el calendario por el que se regían las fiestas y actos principales de Roma y que interesaban tanto al pueblo, los pontífices, los sacerdotes, podían influir en la duración y vigencia de los cargos públicos del Imperio. O sea, el calendario era una pantalla religiosa para tener influencia terrenal. Así que se trataba solo de eso. Joder, si es que parece que nos hemos caído todos del guindo.

Categorías: Uncategorized | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “DIARIO DE UNA DISTOPÍA. 15

  1. Alfonsov Sandoval

    Has comentado algo de Roma a los inicios del relato, por cierto muy histórico y de punta fina, todo hay que decirlo, que me he pensado que ya, por fin ibas a tratar el tema de la Six…. Pero pan, pijo y habas…
    Otro día será 🙄🙄🙄🙄
    Sănătate (que es Salud en Rumano)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: