Historia de mis motos. BMW R1200 GS 2005 La Gorda. 1ª parte


camels

La moto conocida como La Gorda probablemente sea la más conocida de mis monturas por haber protagonizado 4 temporadas de Diario de un Nómada para Televisión Española y estar a punto de protagonizar una 5ª por la carretera del Pamir en Tayikistán. Es mi moto más viajada, con más kilómetros encima, unos 120.000 ahora mismo, y también la que más ha cambiado de aspecto desde que la compré de 2ª mano allá por el 2008. Ha sufrido un accidente serio y muchos menores y es desde luego una autentica superviviente del asfalto que conserva embrague, motor y cardan originales. Vamos, una puta maravilla de moto.

La lista de países que ha recorrido es larga y en algunos ha estado en varias ocasiones. Marruecos, Sahara occidental, Mauritania, Senegal, Túnez, Libia y Egipto en África. Jordania (2 veces), Siria (2 veces), Líbano (2 veces), Israel en Oriente Medio. Chipre, República turca de Chipre, Grecia (2 veces), Italia (tropecientas veces), Croacia (varias veces), Eslovenia (2 veces), Serbia, Macedonia, Albania, Rumania, Moldavia, Transnistria, Ucrania (2 veces), Rusia (2 veces), Alemania, Austria, Francia (miles de veces), Andorra (varias veces), Irlanda, Reino Unido, Hungría, (2 veces), en Europa. Turquía (4 veces), Irak, Irán, Kazajistán (3 veces), Uzbekistán (2 veces), Georgia, Armenia, Azarbaiyán, Kirguistán y Tayikistán en Asia.

taking a picture

La compré de 2ª mano en BMW Madrid allá por el 2008 cuando vendí mi Harley Davidson. Comenzó entonces mi vida nómada. El primer viaje fue el 15 de abril del 2008 a Italia, a la Toscana. Me iba con una moto nueva, reluciente, de llantas de aleación y maletas de plástico llenas a rebosar de ropa que no usaría, de miedos que fui perdiendo y de ilusión que fui renovando cada día. De aquella primera aventura publiqué mi primer reportaje de viajes en El País, y me dije: “Esto de escribir de viajes en moto es apasionante, vamos a repetir”.

camino de cuellar

El siguiente viaje fue a Irlanda, pero en Huesca me accidenté. Llovía, la rueda trasera patinó en una curva y la moto y yo fuimos a dar contra un quitamiedos de piedra. Yo quedé magullado pero La Gorda, que entonces no se llamaba todavía así, quedó bastante maltrecha. Así que la llevé al concesionario de Huesca y yo regresé a Madrid a por mi otra moto, una K1200R, a intentarlo de nuevo. Pasé en Irlanda 4 meses y a mi regreso encontré la GS reparada. Estuvo una temporada aparcada porque yo me fui a USA con Blue a hacer mi primer costa a costa y luego recorrí África desde Nairobi a Ciudad del Cabo con la Princesa para escribir el libro Un millón de piedras.

arriving turkey

Cuando volví de aquellas aventuras yo me creía ya un tipo bragado, capaz de cualquier cosa, así que cogí mi GS 1200 amarilla, la cargué hasta arriba de cosas y me fui en dirección este. Hasta la frontera de Kazajistán con China llegué en el viaje que realmente cambió mi vida. Esa odisea está contada con pelos y señales en el libro La emoción del nómada, que es mi preferido por lo íntimo y personal que en él se narra. En ese viaje fue cuando La Gorda obtuvo su nombre al resultarme gigantesca para las abominables pistas de arena que tuve que recorrer. Pero fue una aventura especial que me hizo recuperar la fe en Dios y conocer mejor a los hombres y a mí mismo. Andorra, Francia, Italia, Eslovenia, Hungría, Ucrania, Rusia, Kazajistán, Uzbekistán, Azerbaiyán, Georgia, Turquía, Siria, Jordania, Líbano, Israel, Chipre y regreso por Turquía, Grecia, e Italia. Fue espectacular y volví enamorado de la moto pero convencido de que tenía que cambiarle algunas cosas.

palmira, siria

Suspensión nueva. Delante y detrás. Algo hecho a medida y capaz de aguantar el ritmo. Primero TFX y más tarde Touratech. Después poner llantas de radios y maletas de aluminio. Las de aleación podían haberse roto y las maletas de plástico habían cedido con tanto haché. Las traje atadas con pulpos. Con su nueva pinta regresé a Irlanda para hacer el documental sobre el capitán Francisco de Cuéllar, náufrago de la Armada Invencible. Luego marché a dar la vuelta completa al Mediterráneo entrando en Irán e Irak y volviendo por Libia y Túnez después de haber visitado el oasis de Siwa en el interior del Sahara egipcio. Tras completar aquel circuito, decidí dar la vuelta al mundo. Por cuestión de patrocinios, lo hice con una moto nueva, la GS 1200 30 Aniversario, a la que bauticé como Atrevida y de la que ya hablaremos un día de estos. La Gorda quedó aparcada casi dos años, pero para renacer con más fuerza.

Continuará.

 

 

Anuncios
Categorías: Diario de un Nomada, Historia de las motos de Miquel Silvestre, Uncategorized | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Historia de mis motos. BMW R1200 GS 2005 La Gorda. 1ª parte

  1. Rodrigo

    Me alegra que retomes el blog.
    Los lectores empedernidos te valoramos más como escritor.
    Un abrazo!

    Me gusta

  2. Ignacio Bonilla Sánchez

    No cabe duda que naciste para contar historias plenas de verdad y apasionante cultura. Los que montamos en moto nos topamos con la dificultad de poder contar aquello que nos hace diferentes por el hecho de hacerlo. En ti tenemos la manera de encontrar esas palabras que nos faltan. Gracias gran Silvestre. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: