¿Por qué he comprado una BMW Urban GS?


IMG_1280

 

Anuncié hace días que iba a comprarme una moto. Aclaré que sería BMW porque tengo una deuda de gratitud con las personas que están detrás de BMW Motorrad España, empezando por su responsable de marketing: David Canosa, siguiendo por los dos directores generales que ha conocido, y por el resto del equipo que en los últimos años han trabajado tanto en marketing, gestión de eventos y posventa: Miguel Ángel Fernández, Sergio Rojo, Adolfo, Borja, etc, etc. La razón es que cuando a mí no me conocía nadie más que un par de miles de lectores de un libro de viajes por África que había sacado en 2009 titulado Un millón de piedras, BMW Motorrad España decidió apostar por el proyecto que les presenté de dar la vuelta al mundo en una GS 1200 y que había llamado Ruta Exploradores Olvidados. Me convertí en embajador de BMW y desde entonces siempre han estado ahí cuando los he necesitado. Eso no quiere decir que me hayan regalado nada. Las empresas no regalan nada. He tenido que trabajar muy duro para hacer los viajes y para producir la serie de televisión Diario de un Nómada, pero la puerta de BMW siempre estuvo abierta para escuchar mis proyectos. Así que mi lealtad personal ahora que las cosas me van bien, la tienen garantizada.

Aparte de elegir la marca estaba elegir el nombre. Como los barcos, las motos pueden y deben tener nombre. Nombre femenino porque ellas lo son. He elegido el de Etheria en honor a la gran viajera hispana de la antigüedad que recorrió Oriente Medio saliendo desde Galicia o el Bierzo. También es un juego de palabras con Etérea y Ethos porque a aquella mujer se la conoce con varios nombres: Egeria, Eteria, Aetheria… pero yo elijo Etheria porque mezcla su esencia de pionera de la aventura con lo evanescente, sublime ligero de lo etéreo y el significado de “Ethos” como conjunto de rasgos que forman el carácter o identidad de una persona. El Ethos de Etheria es su voluntad de viajar de forma sublime y ligera. Esto es lo que dice un nombre. Un nombre para una moto.

Decidido, iba a ser una BMW. ¿Pero cuál? La oferta actual de la marca es apabullante, hay motos de todas clases y para todos los gustos. Ciñéndonos al sector GS, que es en el que me identifico, tenemos un abanico enorme que comprende desde la pequeña 300 hasta la R 1200 GSA. Pero lo cierto es que a mí no me interesaba ninguna porque tengo la que considero es la mejor 1200 GS que se haya fabricado, al menos para lo que yo necesito: La 30 aniversario, con el motor refrigerado por aire de doble árbol de levas. La llamé Atrevida y con ella di la vuelta al mundo entre 2011 y 2012 sin un solo problema. Actualmente tiene 80.000 kilómetros y no la cambiaría por ninguna GS 1200 de las nuevas y eso que la Rally es una preciosidad y está muy capacitada para el off road. Pero mi Atrevida, con todos sus golpes y raspones, sus heridas de guerra, sus amortiguadores TFX, sus defensas curtidas y su espíritu aventurero de haber hecho una auténtica aventura es insustituible. Y no me desprenderé nunca de ella. Y lo que no tiene sentido es sumar una 1200 a una 1200.

miquel piramides meroe

Tampoco me atrae la Adventure. Comprendo bien a quien se la compra y me parece una opción inatacable. Es una moto imponente, tiene una autonomía que aguantará más que tú sentado en ella y un gran precio de venta de segunda mano. Pero no es mi opción porque me queda grande y alta. Yo necesito una moto grande pero menos grande, una moto que pueda levantar sin ayuda incluso con el depósito lleno. Y necesito una moto más barata. Como he dicho antes, BMW no me regala nada. Menos motos. Me presta la que quiera, pero si quiero una moto la tengo que pagar, con un descuento eso sí, pero eso no me libra de tener que soltar varios miles de euros. Los 25.000 que cuesta una GSA son demasiados para mí teniendo en cuenta lo que hago con la moto y que se me cae, se me araña y se deteriora estéticamente.

Una opción razonable habría sido la nueva 850 GS porque ha resuelto el gran handicap que para mí tenía la 800 respecto a la 1200. Ahora tiene llantas tubeless. Para mí no era cuestionable quedarme tirado por un pinchazo en mitad de la nada y no poder arreglarlo en el sitio con un gusano. Con una vez que pinches y puedas reparar por ti mismo en cinco minutos, se compensa la ventaja que pueda tener la 800 por mayor ligereza y llanta de 21. Si tienes que desmontar la rueda, destalonar, parchear la goma, volver a talonar, montar la rueda, etc, para mí no es una moto viable. Ahora ese problema está resuelto y la 850 es una gran moto cuya única desventaja respecto a la 1200, que es la cadena frente al cardan, se compensa de sobra por agilidad y estampa de moto enduro.

Podría haber sido una buena opción, una opción razonable, pero es que yo no me fijo en las motos por su razonabilidad porque las motos no son razonables sino pasionales. Yo elijo una moto porque me gusta, y punto. Siempre he dicho que la mejor moto para dar la vuelta al mundo es la que te gusta a ti. No la hay mejor. Si en realidad a mí me gustara la 800 GS habría viajado con ella independientemente de las llantas con cámara y la cadena. No hay mejor moto que la que nos gusta nada más verla. Esa es la elegida y aunque sea incómoda como ella sola, la haremos cómoda nosotros.

ecuator

Así las cosas, ¿por qué me he comprado una Urban GS? Pues porque me gusta y punto. Desde que salió me quedé enamorado. Ya había probado la NineT Scrambler y me había parecido incómoda para largos viajes pero muy manejable y bonita. Aunque no para mí. Yo no quiero una NineT, o no la quería hasta que salió la Urban GS. No solo es que el motor sea sencillo, refrigerado por aire y con 110 caballos, cifra modesta teniendo en cuenta las bestialidades que las motos de más de 1000 Cc ofrecen ahora. Pero es que la Urban recrea con sus colores blanco, azul y rojo la primera R80G/S, el origen de la saga, que son los mismos colores que los de Atrevida, mi 30 aniversario. El empeño nostálgico de identificarse con la primera GS acertó plenamente en mi corazón romántico. ¿Por qué si no iba a cruzarme África en una R80 G/S en el año 2009 para escribir Un millón de piedras? Porque de niño había visto esas primeras GS y vivido las primitivas ediciones del Dakar embobado. Otros críos se embobaban delante de pastelerías, pero para mí los pasteles eran esas motos grandes y toscas que servían un poco para todo. Así que fui al concesionario BMW Madrid, donde he comprado todas mis motos, y elegí una con llantas de radios, defensas de motor y cubrepuños, accesorios que considero esenciales.

La razón para que haya elegido una Urban GS es que no hay más razón que mi corazón. Se que este modelo será un hito de la marca y acabara siendo de colección. Por eso la quiero para mí aunque no sea lo que se entiende por una moto de aventura porque en realidad la aventura no la da la moto sino el piloto. Yo haré que sea capaz de lo que en teoría no debería ser capaz. Pero sobre todo la compro porque a estas alturas de mi vida y con familia creo que ya no compraré muchas más motos en el futuro, quizá esta sea la última, y quería estar seguro de que me compraba lo que de verdad mi pasión aprobaría.

Anuncios
Categorías: Uncategorized | 10 comentarios

Navegador de artículos

10 pensamientos en “¿Por qué he comprado una BMW Urban GS?

  1. No sé si será una moto de aventuras, pero seguro que las tendrá. Y es bonita de c*jones!

    Me gusta

  2. Miguel Angel LLaneza Garcia

    La moto es bonita a mas no poder. Realmente es como dices. La moto se debe de comprar con el corazon, no es una compra logica. Si lo fuera nos comprariamos un scooter de 125 o poco mas, que es la compra “logica”.
    Este mundo es pasion, amor, sensaciones y sobre todo “locura” en grado sumo y eso solo lo entienden los que sentimos esas cosas encima de nuestras motos.
    Una gran compra, reitero. Disfrutala con mucha salud y espero coincidir contigo en alguna charla mas.
    Un saludo

    Me gusta

  3. Jesús

    Estoy deseando leer las nuevas aventuras que corras en tu nueva moto…..:

    “Yo haré que sea capaz de lo que en teoría no debería ser capaz”…

    Nos volverás a sorprender…..

    Jesús.

    Me gusta

  4. Como tu dijiste …, si es la que te gusta es la buena
    Y gastate 48€ y cambia el wordpress por el .com como hice yo jajaja en mi blog Infoblogmotor.com me seguiré cruzando contigo por Madrid pero ahora con la nueva.., mucha suerte 😉

    Me gusta

  5. Ignacio Bonilla Sánchez

    ¡Enhorabuena, gran Silvestre!. Ya comenté que, fuera la moto que fuera, tú la terminarias a tu gusto, simplemente, terminaría “asilvestrá”, jajajaja. Deseando ver algún vídeo y oír cómo ruge. Un abrazo.

    Me gusta

  6. Tomás Diaz-Heredero Suárez

    Sin duda una buena elección, Mikel… A mi también me encanta, y como bien dices, las motos se compran con el corazón… Igual yo algún día también me lanzo a por una urban gs,pero mi R100GS parís dakar del 90 seguirá conmigo.. Muchas vivencias juntos, y las que nos queda…Tomás

    Me gusta

  7. Antonio Almellones Fuentes

    Me veo totalmente reflejado en tu opinion,yo la acabo de comprar,suelo hacer enduro,en mi corazón suempre ha habido un viajero,oero la realidad es que soy un protesico dental de familia numerosa y mis viajes se resumen en algunos días cruzando el atlas.me enamore de esta moto nada mas verla,es mas la compré sin probarla,en mi ciudad no hay concesionario y la compre por telefono en 10 minutos.
    Los Dakar de mi adolescencia me marcaron y esta moto los ganaba,solo llevo dias con ella,pero cuando abro la cochera me sigo impresionando,del sonido hablamos otro dia,puafffff,como suena!!!!!.

    Me gusta

  8. Juan

    Hola , totalmente de acuerdo contigo la GS Urban es una moto que te enamora a primera vista si eres de los que cuando eras un crió te quedabas boquiabierto con las Bultacos Fronteras , Montesas Enduros ,Osas Fanta y pocas más era lo que había. Y se que no tienen que que ver nada 2t y 34 cv con 4t y 110cv y toda la tecnología y electrónica de hoy pero tal vez sea su simple doposito y su faro redondo.La mía la llevo con tacos y alguna cosilla más y las que le queda y la verdad que estoy loco por ella

    Me gusta

  9. Javier martinez

    Bien Miquel, haciendo caso al corazón. Es una moto preciosa que seguro que te dará un millón de satisfacciones.

    Me gusta

  10. te entiendo..yo muero por esta (si la sacan)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: