Historia de mis motos. BMW GS 1200 2008. Blue


 

img_0129

Hay quien tuvo un tío en América. Yo tuve una moto. Una BMW R 1200 GS del año 2008 con matrícula de Florida que compré en Miami. La quería para hacer un costa a costa en invierno y venderla al terminar. Era mi segunda aventura tras haber pedido la excedencia en abril como registrador de la propiedad. Primero había cruzado Irlanda pero al volverse demasiado húmedo el clima por allí pensé que Estados Unidos estaría más seco y podría seguir estudiando inglés y escribiendo una novela, que era la excusa que me había dado para dejar el trabajo. No podía imaginar entonces que conservaría esa moto durante seis años y que acabaría protagonizando una serie para Televisión Española.

Entonces ya tenía una GS 1200 en España, La Gorda, que compré de 2ª mano por 12.000 euros. Cuando me planteé el viaje por Estados Unidos yo no era un talibán de BMW. Había tenido otras motos, como una Harley Davidson. De hecho, cuando uno fantasea con recorrer Norteamérica suele hacerlo sobre una Harley. Pero tras probar la GS 1200 pensé que por América sería la moto ideal para esas largas carreteras y caminos polvorientos que se veían en las películas. Y no me equivoqué. Resultaría ser la elección perfecta.

img_0026

Valoré si llevar mi moto o alquilarla durante dos meses, pero ambas opciones se ponían en más de 5.000 euros, así que pensé que sería más económico vender una K1200R que tenía, comprar una moto en América y venderla al terminar el viaje. El único problema era que no sabía si como no residente podría comprar una moto en Estados Unidos. Yo no conocía a nadie en el mundillo de los viajes en moto, prácticamente no existía por aquel entonces nada en España, y por supuesto nadie me conocía a mí. Indagué en las páginas anglosajonas y encontré Horizons Unlimited. Conté lo que quería hacer y rápidamente me contestó Chris Dawe, ofreciéndome su ayuda. Se convertiría en un amigo fiel desde entonces. Él se enteró de que en Florida podría comprarla y solo necesitaría un domicilio para registrarla, que podía ser el del mismo concesionario. Así que tomé un avión, me planté en Miami, fui al concesionario de BMW Motorcycles y pasó lo siguiente.

point-reyes

Elegí una GS 1200 del 2005 que costaba 12.000 dólares. Los pagué, le pusieron una matrícula de cartón provisional y esa misma tarde me fui con la moto. ¡Así es América! Pero hacía un ruido extraño. Tal vez la correa. Regresé al concesionario, expliqué el problema y me dijeron que me cambiarían la moto. Así, sobre la marcha. América, no hay mejor sitio para los negocios. Elegí una del 2008 mucho más nueva por 15.000 dólares. Regresé al hotel mientras la preparaban. Cuando volví al día siguiente, el dependiente me dijo muy contrito que no podía venderme la moto, que el dueño no había pagado el crédito y que si me iba con ella podrían embargarmela durante el viaje. Pero tenía la solución: una GS 1200 del 2008 completamente nueva, con tres maletas, llantas de radios, ordenador de abordo, defensas (mataperros los llamó), ABS, puños calefactables y computador por 15.500 dólares. Hice cálculos y no podía creérmelo. Al cambio del 2008 me salía por unos 12.000 euros una moto nueva. Era lo mismo que había pagado por una de 2ª mano en España. ¡God bless América!

bike-new-york

La llamé Blue por su color. Hice en ella mi primer costa a costa por Estados Unidos siguiendo la línea fronteriza con México. Fue en noviembre y diciembre del 2008. Descubrí el viejo camino español y la historia de los exploradores españoles por Norteamérica que años después seguiría con más detalle. De aquel viaje publiqué numerosos artículos en Moto Viva, El País, ABC o La Nueva España. Este pronto éxito en la publicación de reportajes incentivó mi convicción de que el viaje en moto tenía una gran potencialidad creativa. Viajaba por un escenario de película, dormía en moteles de carretera, escribía sobre mis experiencias y me publicaban en grandes medios a miles de kilómetros. Me sentía escritor. Hacía tiempo que no me recordaba tan feliz. Esa era la vida que quería llevar. De ciudad en ciudad, solo con mi moto y mi cuaderno de notas, describiendo a miles de lectores un mundo diferente y desconocido.

river-hudson

Cuando llegué a San Diego y vi el Pacífico por primera vez lloré de emoción por las muchas jornadas vividas en moto esperando ese momento, por la soledad, por la lejanía y por la meta conseguida. No hay nada como la primera vez. Luego he realizado aventuras mucho más difíciles, pero completar aquel primer costa a costa de 6.000 kilómetros me llenó de sensaciones y supuso una gran victoria sobre mis miedos e inseguridades. Lo había hecho yo y lo había hecho solo. A pesar de que al comenzar tuve dudas sobre mi capacidad, pude superar las dificultades y encontrar el camino por mí mismo. Esto me sirvió de estímulo para afrontar luego aventuras más difíciles.

arctic-watershed-bike

No vendí la moto como tenía planeado. Tengo familia y amigos en San Francisco. Mi prima guardó a Blue durante unos meses. Yo regresé a España y seguí viajando. Hice África para escribir Un millón de piedras, luego Europa Oriental, Asia y Oriente Medio para escribir La emoción del nómada. En 2010 regresé a por Blue y la conduje por la coste oeste hasta Vancouver para luego cruzar Canadá hasta Nueva York. Fue mi segundo costa a costa, esta vez en dirección opuesta. Divisar los edificios de Manhattan viajando en tu propia moto fue una experiencia extraordinaria. Y luego cruzar el puente de Brooklyn y recorrer Nueva York fue algo apoteósico. Hay geografías que no dejan nunca indiferente. Dentro de esa fabulosa ciudad uno se siente personaje de una película.

img_9974

La moto la guardó Chris Dawe en su granja de Pensilvania. Regresé a España sabiendo ya que mi siguiente paso iba a ser intentar convertirme en viajero profesional. Organicé un proyecto para dar la vuelta al mundo en moto que filmaría en vídeo íntegramente. Lo llamé Ruta Exploradores Olvidados. A la larga esos vídeos para Youtube fueron los que vieron en TVE y les convencieron para proponerme dirigir mi propia serie de aventuras: Diario de un Nómada. Pero entonces yo no podía saberlo. Aquella vuelta al mundo que comenzó yendo hacia el Este terminó en Nueva York en septiembre de 2012 después de haber enviado la moto desde Filipinas a Vancouver y de haber subido a Alaska, era pues mi 3º costa a costa. Allí envié de regreso a España a Atrevida, la BMW GS 1200 del 2010, de la que ya hablaremos. Y me reencontré con Blue.

img_5293

Por la Cola del Dragón descendí los Apalaches hasta Atlanta, donde me iba a entrevistar la CNN y vive mi amigo Fabricio Tapia. Yo quería continuar con ella hasta Sudamérica y seguir mi aventura pero mis amigos me organizaron un recibimiento en Trescantos y tuve que regresar. Entonces BMW Motorrad España me propuso estrenar la nueva 1200 de agua que iban a sacar y me quedé en España preparando Ruta Embajada Samarkanda. Blue tuvo que esperar en casa de Fabrizio.

img_1381

Cuando terminé el viaje a Samarkanda con Victoria (de la que ya hablaremos también) hice Operación Sahara con la R 50 (La Abuela) y entonces me vi libre para regresar a América. Era finales del 2013. Tomé de nuevo a Blue, le puse maletas de Touratech e hicimos el proyecto Old Spanish Trail, seguir el viejo camino español, para hacer un 4º costa a costa desde Saint Agustin, la ciudad más antigua de Estados Unidos, fundada por el español Pedro Menéndez de Avilés, hasta la costa de California, descubierta por el sevillano Cabrillo y la ciudad de San Francisco, fundada por Juan Bautista de Anza. Allí dejé de nuevo a Blue a cargo de mi amigo Stephen Burns.

img_1719

En 2014 por fin pude hacer Sudamérica completa para filmar la primera temporada de Diario de un Nómada. Lo hice a lomos de una BMW GS 1200 de refrigeración líquida a la que llamé Anayansi. Cuando terminé el montaje de la serie y estaba esperando fecha de emisión, le dije a Teresa, con la que llevaba ya un año de novios, que volvía a Norteamérica para hacer una 2ª temporada de la serie por mi cuenta y riesgo porque nadie me la había pedido en TVE ya que la 1ª no se había emitido y era una incógnita si funcionaria de audiencia. Pero teníamos ya fecha para la boda y yo sabía que después de casarnos me iba a resultar imposible viajar sin fecha de regreso como había hecho hasta entonces.

img_0708

Volví a San Francisco para hacer el rodaje de la que sería la Última Danza de Guerra. Una serie de televisión que me llevaría a recorrer los caminos reales abiertos por los exploradores españoles a lo largo del Suroeste de los Estados Unidos, México y la Baja California. La serie se emitiría a continuación de la primera temporada dado el éxito del formato, que desde que se empezó a programar tuvo una audiencia superior a la media de la cadena. Sería la última gran aventura de Blue. Al terminar el viaje se la dejé a mi amigo Stephen, quien la puso a la venta. Yo empezaba una nueva vida de hombre de familia y no podría viajar a América cada año como hasta entonces. Poco después llegó una oferta por 10.500 dólares. Y el cambio ahora era mucho más parejo con el euro. Vendí a Blue y creo que ha sido el mejor negocio de mi vida. Por 5.000 dólares he disfrutado de una GS 1200 en América durante seis años para hacer cuantos viajes me han apetecido.

img_0147

Ahora soy un feliz padre y marido. Tengo moto en España y viajo un mes al año por Europa, Marruecos e incluso llego a Asia para hacer una serie de aventuras en Televisión Española. Ahora mismo estoy planeando una vuelta al mundo en moto durante tres meses de tres años distintos. En la etapa final tendré que regresar a Norteamérica y aun no sé cómo enviaré la moto. Echaré de menos aquella GS azul con la que descubrí el dulce sabor de la victoria del motorista solitario sobre sus propios miedos.

 

Anuncios
Categorías: Diario de un Nomada, Historia de las motos de Miquel Silvestre, pruebas de motos, situaciones | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: