La seguridad en México para viajeros españoles y el asesinato de María Villar


IMG_1331

Las terribles noticias que llegan sobre el secuestro y asesinato de María Villar son escalofriantes; lógicamente atemorizan a los expatriados, viajeros y turistas que valoran ir a México en particular, Centro América en general, o ya puestos el resto del planeta no occidental donde a veces parece no imperar la ley. Resulta aterrador pensar que un mexicano es secuestrado cada cuatro minutos y que las cifras de muertes violentas son casi de país en guerra (de hecho, está en guerra contra el narcotráfico) con un ratio cercano a 20 homicidios al año por cada 100.000 habitantes cuando en España es del 0,6, según datos del 2013 recopilados por Naciones Unidas.

Esta situación cotidiana de violencia que viven los mexicanos sería intolerable para los españoles, quienes gozamos del lujo, pocas veces valorado, de salir de casa cada mañana sin tener que pensar en nuestra seguridad de modo concreto, como sí tienen que hacer los mexicanos y muchísimos otros habitantes del planeta. Lo viví cuando estuvimos en México rodando la 2ª temporada de la serie Diario de un Nómada. Todas las conversaciones con cualquier persona siempre incluían un epígrafe específico de por donde se debía ir y por donde no, qué lugar era seguro y qué lugar no lo era. Del mismo modo, todo el mundo con el que hablé tenía algún tipo de experiencia directa como víctima con el crimen violento. Nadie se libra. Algo que no ocurre entre nosotros y por eso observamos alarmados lo que sucede tan lejos sin agradecer suficientemente lo bien que vivimos aquí.

Por eso nos resultan tan surrealistas las crónicas que de allí llegan informándonos de que el 70% de los secuestros se resuelven favorablemente tras el pago del rescate y sin intervención policial. ¡Menuda buena noticia saber que la industria del secuestro marcha tan bien y que la policía no sirve de nada! Ese dato del 70% de secuestros llevados con éxito, para los secuestradores, solo revela el estrepitoso grado de fracaso del Estado Mexicano, incapaz de poner coto a los criminales.

Salvo cuando se trata de un español y la prensa anda por medio. México es un país peligroso, pero para los extranjeros occidentales no lo es. Al año entran en México unos 20 millones de turistas que disfrutan plácidamente de sus vacaciones de tequila, playa y pirámide maya. La guerra no va con ellos, siempre que no se metan donde no deben. Yo recorrí en moto cerca de 5.000 kilómetros por México, desde ciudad Juarez hasta el DF, el estado de Sinaloa, Jalisco, y la Baja California. Ningún problema. Entre otras cosas porque cumplí las normas de sentido común: viajar de día, no meterme en líos y no hacer la estupidez de intentar comprar droga, como hacen muchos gringos que suelen acabar mal.

Puede quedarse tranquilo el viajero que planea ir a México en particular y al planeta en general. Su pasaporte y su acento europeo le protegerán en el mundo entero de la criminalidad común (salvo del terrorismo islamista, que le buscará precisamente por su pasaporte) porque los criminales inteligentes saben que tomarle como presa solo les traerá problemas. El caso saldrá en los medios del país occidental, el ministro de asuntos exteriores llamará a las autoridades locales y la patada irá bajando por la escala de mando hasta el jefe de policía del perdido distrito donde se produjo el crimen, quien por supuesto tendrá fácil identificar a los criminales y joderles el negocio. Estoy convencido de que pronto se detendrá a los estúpidos culpables (reales o no) del crimen de María Villar. Alguien muy imbécil, además de hijo puta, va a pagar por la metedura de pata homicida. Espero que sean los verdaderos asesinos y que los jodan bien.

Quédese tranquilo el viajero español. México le garantizará unas divertidas vacaciones y un algo de emociones fuertes. La guerra no va con él. El crimen es rentable cuando no tiene estorbos y puede cebarse sin freno con la población local, esa que importa un carajo a los medios, esa para la que el 70% de secuestros gestionados con éxito para los criminales se considera una “resolución favorable”.

Anuncios
Categorías: Diario de un Nomada, situaciones | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: