100 países en moto por orden alfabético. Nº69 Perú


 

IMG_3424

Perú es un gran país de Sudamérica, cuna de la civilización Inca y de otras aún más antiguas como la de Caral. Tuve ocasión de conocerlo durante el rodaje de la primera temporada de la serie de Televisión Española Diario de un Nómada. Aquel viaje está contado con detalle en el libro homónimo, del que extraigo los siguientes párrafos relativos a la visita que hice a los restos arqueológicos de la ciudad más antigua de toda América.

Abandonamos Lima tras padecer un embotellamiento de proporciones bíblicas. A unos pocos cientos de kilómetros subiendo por la Panamericana encuentro un gran cartelón azul que me sorprende. “Caral, la civilización más antigua de América”. Detengo la marcha y espero a mis compañeros. Cuando llegan consulto con ellos. Aún nos queda un viaje muy largo para salir de Perú, porque esté país es enorme, pero creo que este lugar que he descubierto por casualidad merece una visita. Ellos están de acuerdo y nadie discute. Todos queremos visitar ese yacimiento inesperado. Hemos aprendido, yo especialmente, que consultar las decisiones más importantes es mucho mejor método que imponerlas unilateralmente. No sabemos donde está eso de Caral, llevamos muchos kilómetros a cuestas y nos quedan muchos todavía, pero si todos estamos conformes en el desvío nadie protestará si resulta demasiado largo o la noche se nos echa encima.

IMG_8763

En cuanto abandonamos la carretera desaparece el asfalto. Vuelve el barro y la arena entre los maizales. Esta zona es como un alargado oasis en el desierto. Es el valle del Supe. Hay vegas fértiles encajonadas entre secas montañas. Encuentro un tipo caminado.

—Amigo, ¿para Caral?—inquiero.

—Allí es—dice—, tiene una hora de camino.

—¿La carretera es así? Todo el rato, trocha.

—Trocha, eso es.

Trocha quiere decir que es tierra bruta, que no hay asfalto y que hay que andarse con ojo, aunque eso también lo hace mucho más interesante y aventurero. El viaje que estamos haciendo está teniendo una gran cantidad de tramos sin pavimentar. Hemos hecho muchos kilómetros así y aunque esto es lo que más hace sufrir a la moto, lo cierto es que Anayansi se porta estupendamente. Parece que a esta máquina le guste esto tanto como a mí.

IMG_3472

Al cabo de una hora de recorrido de ida, que tendremos que recorrer de vuelta, aparece el camino hacia el más sorprendente yacimiento arqueológico que jamás haya visto. La civilización Caral ha sido recientemente descubierta. Las excavaciones apenas han comenzado, pero los hallazgos son extraordinarios pues revelan que estamos ante una gran civilización contemporánea de la egipcia y la mesopotámica.

Encuentro a una pareja madura caminando.

—Hola.—saludo—¿ahí se ven las pirámides?

—Allá hay un arenal.—responde el hombre—, ahí al pie de ese está la vía.

—¿Y se puede llegar hasta ahí?—pregunto extrañado-

—Hasta ahí mismo llega—confirma.

—¿La moto la puedo meter dentro de la pirámide?—bromeo. .

—Sí, sí—dice ella— la moto va hasta allá.

IMG_8826

Y hacia allá me voy. Y resulta que lo que parecía una broma del lugareño es una sorprendente verdad. Tras recorrer un camino de piedras paralelo a un río, me encuentro con un páramo arenoso, y tras superar unas dunas me topo con unas pirámides de milenaria antigüedad. Debe haber un error, pienso. ¿Dónde está la valla, el guarda, los tickets de entrada? ¿Cómo puedo plantarme en moto como si fuera Indiana Jones ante un monumento semejante? ¿Acaso es posible este milagro hoy en día?

IMG_9269

Resulta difícil de creer que sea cierto que me encuentre solo ante los restos de la civilización con más solera de América. La cultura Caral tuvo su esplendor entre los años 3000 y 1800 antes de Cristo. En el Valle del Supe hay decenas de asentamientos, que sólo a partir de 1997 pudieron datarse como los más antiguos de América. Estas pirámides tienen 5.000 años y son contemporáneas a las de Egipto y a las construcciones de Mesopotamia. Transportarse por los solitarios caminos hasta semejante paraíso histórico ha sido como viajar en el tiempo. Llegar aquí en moto como quien llegara a lomo de mula o a caballo supone vivir uno de los más maravillosos del viaje y contrasta enormemente con la sensación de ganado que tuve en Machu Picchu. ¿Cómo pueden estar unos lugares tan masificados y otros nada? Misterios del mundo moderno.

IMG_9262

Como ya he mencionado en algún otro lugar de este libro, la mercadotecnia turística se inventó en el siglo XV. Se la sacó de la manga un rey portugués, Juan II, cuando cambió una terrible realidad por un eslogan. Los marineros lusos habían intentado la Ruta de las Especias por el Este, despreciando las lunáticas ideas de un tal Colón que proponía llegar por el Oeste. Habían ido bordeando la costa africana hasta su extremo sur, donde Bartolomé Dies encontró un clima terrible. Lo dobló con dificultad, abriendo la ruta hacia la India que luego culminara Vasco de Gama en 1491. Al punto más austral de África lo llamaron Cabo de las Tormentas. Pero con un nombre así, quién diablos iba a aventurarse por allí. De modo que se impuso la corrección política y al cabo se lo rebautizó de Buena Esperanza, y a la costa este africana que hoy es Mozambique, Terra de la Boa Gente.

IMG_8807

Et voila. Ya se tenía un atractivo folleto turístico para atraer colonos, navegantes y comerciantes. Y es que la envoltura lo es todo. Los nombres evocadores, las leyendas magnificadas, los espejismos y los bonitos anuncios aseguran el éxito de empresas, destinos vacacionales y también de yacimientos arqueológicos. Y encima hoy, con la omnipresente dictadura de las redes sociales, a las que creo más sobrevaloradas por los oferentes de servicios que por los usuarios, si no tienes community manager no eres nadie, no pintas, no pinchas y tampoco cortas. O sea, que no te comes un rosco.

IMG_9082

Hace pocos días comentaba el éxito descomunal y planetario del yacimiento peruano de Machu Picchu, completamente salido de madre y donde las hordas de bárbaros en bermudas campan a sus anchas soltando dólares como quien se sacude arena de playa pegada en las sandalias. El lugar es impresionante, desde luego, pero hay muchos otros lugares impresionantes en la Tierra y no están tan masificados. En mi opinión, este fenómeno está causado por la rotundidad del nombre, decididamente eufónico, y por la existencia de un libro de comienzos del XX con el no menos rotundo título de Lost City of the Incas sin que importase mucho que aquello no estuviese en realidad perdido ni olvidado.

IMG_9279

Contemplar Caral en completa soledad es una experiencia casi mística. Reconozco que sibarítica y francamente egoísta. No tengo más derecho que cualquier otro viajero a disfrutar en tan confortable aislamiento de un patrimonio que es de todos, pero recordando el tumulto de Machu Picchu me extraña no ver por aquí a ningún occidental europeo, norteamericano o australiano. Será que sus guías de viaje o sus webs de turismo no mencionan la existencia de este mágico lugar. Meneo la cabeza y reconozco para mis adentros que el Yacimiento de Caral necesita con urgencia un community manager.

IMG_9281

 

 

Si deseas leer el libro completo y obtenerlo dedicado, pídemelo en info@miquelsilvestre.com

 

FAJA diario de un nomada-2

Anuncios
Categorías: 100 Países en Moto | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: