100 países en moto por orden alfabético. Nº58 Mónaco


miquel splash

 

Mónaco es otro de esos microestados europeos cuya visita en moto tiene el único interés de sumar una pegatina en la maleta o añadir un post más a este blog. Sin embargo, para mí la visita a Mónaco se mantendrá en el recuerdo porque pasé por allí con la colorida trouppe del One World  One GS 1200, el macro proyecto publicitario de BMW Motorrad para presentar la nueva  GS 1200 de refrigeración líquida en el que se recorrerían tramos en los cinco continentes con cinco pilotos no profesionales elegidos por un jurado internacional.

 

stephani miquel bandera

Realizados las etapas de Laos, Sudáfrica, Estados Unidos y Nueva Zelanda, quedaba pendiente Europa y ese recorrido se iniciaba en nuestro país por la británica Stephani Rowe, de 25 años, a la que BMW Motorrad España quiso que yo acompañara un tramo en su salida de Barcelona como parte de mi propio viaje a Samarkanda en la nueva GS 1200.

 

planeando ruta camargue

Pasé con ellos varios días y mi relación con los miembros del grupo se hizo más y más cercana hasta el punto de colaborar con ellos en alguno de los vídeos que hacían. Cruzamos juntos Francia y pasamos por Mónaco. Poco después, en Italia, nos despediríamos. Los siguientes párrafos están tomados del relato del viaje a Samarcanda que pronto se publicará como libro completo.

champan

La siguiente etapa nos llevó a través de los Alpes marítimos, los que protegen la Costa Azul. De modo que hubo dos partes muy diferentes: la alpina y la marítima. La primera fue deliciosa recorriendo unos parajes montunos y agrestes, casi vacíos de gente. Según fuimos descendiendo la carretera mejoraba y en las curvas de amplios giros y peraltes fui pegado a la rueda de Eric, quien más que conducir dibujaba, y eso que llevaba a Romain de paquete y usa cubiertas de tacos.

motos camargue.

 

Esa parte fue nuestra y dejamos a todo el grupo atrás. Al llegar a la Costa Azul se puso a llover y el tráfico enloqueció. Sobre todo en Mónaco, un país diminuto donde los deportivos no pueden pasar de treinta por hora debido a los atascos, sin duda los embotellamientos más caros que haya visto nunca: Ferrari, Lamborghini, Aston Martin, Bentley… todos a paso de tortuga en fila india. Nos recibieron en el concesionario de BMW para ofrecernos canapés y champán. Resultaba un poco surrealista estar allí, en el templo del lujo, con las motos sucias y la ropa mugrienta.

botellas champan

Dejamos Mónaco atrás bajo el aguacero y poco después llegamos a Italia. Como Stephani está muy cansada, Eric nos mete por autopista hasta Spotorno. Allí nos alojamos en un hotel sobre una colina con vistas al mar. El lugar es confortable aunque algo anticuado y decadente, pero es Italia y a mí me encanta Italia. La cena será de las más divertidas que recuerdo desde que estoy con la trouppe. Sin duda a eso ayudan las generosas raciones de aquavit que reparte Klaus. Al día siguiente Romain me hace una pequeña entrevista en vídeo y Ulla toma fotos de mi tatuaje de la vuelta al mundo. Creo que sabido ganarme la amistad o al menos el respeto de este equipo gracias a no entrometerme en su trabajo, a ayudar en la medida de lo posible, a hacer lo que me han pedido y a mis ganas de aprender.

x 6 frontal

Estoy contento de haber entrado de este modo en la historia del proyecto One World One GS 1200 y de salir en uno de sus documentales hablando de la magia del viaje de aventura, aunque por otro lado también me siento algo triste por dejarles atrás. Es tentadora la idea de acompañarles hasta la fiesta final en Munich y entrar a lo grande en el recinto de la marca, el BMW Welt y disfrutar de la recepción con todos los jerarcas alemanes, pero sé que ese no es mi lugar. No soy comparsa de nadie y en realidad a mí nadie me espera en Munich. Siempre he preferido ser el rey de mi propio planeta aunque fuera diminuto. La cabeza del ratón piensa por sí misma mientras que la cola del león se agita según le ordenan. Mi sitio está sobre mi moto y realmente tengo ganas de empezar mi propio viaje y ser único jefe de mi propia expedición.

Como le grito a Romain mientras acelero para alejarme: “Hoy es el primer día del resto de mi vida”

 

Anuncios
Categorías: 100 Países en Moto | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: