100 países en moto por orden alfabético. Nº39 Inglaterra


DSCN3394

Quadropehenia mostró un universo nuevo bajo los poderosos acordes de The Who. Mods y rockers partiéndose la cara en las playas de Brighton. También nos iluminó las retinas con la elegantísima estampa de un joven Sting pilotando una refulgente Lambretta que acabaría proyectada sobre el abismo de un acantilado inglés. A la mayoría de mis compañeros de generación les sedujo el estilo de parka verde, vespa con espejitos y polo Fred Perry. Ser mod camino del Rokola tenía su punto cosmopolita. Incluso podía ser algo arriesgado porque alguna vez hubo más que bofetadas con los rockers patrios, a los que en aquellos tiempos pertenecía gente tan canalla y sensible como mi amigo Sabino Méndez, quien lo cuenta fantásticamente en su imprescindible “Corre Rocker”.

 

Pero a mí lo que me entusiasmaron fueron las motos de los tipos malos. Unos cacharros aceitosos y rugientes. Vehículo barato del salvaje urbano, del chaval proletario que no quería comprar un coche, ni repetir el fracaso vital de sus padres. Esas recias monturas sí eran un icono. A su lado, las vespas repletas de adornos parecían juguetitos inofensivos. Y es que hacía falta ser muy duro para arrancar a patadas uno de aquellos terribles bicilindricos de Triumph, Norton o BSA y lanzarse bajo el insoportable clima británico. No les hacían falta las Harley Davidson para ser ángeles del infierno. Solo mala leche, una sed de cerveza insaciable y poco dinero.

DSCN3403

Hoy no quedan rockers ni mods, ni tampoco aquel estilo de vida bronco. Pero aún queda algo en pie de aquella época. El Ace Cafe de Londres. Apartado del centro, pegado a un anillo de circunvalación, resiste el viejo edificio que se construyera en 1938 junto a un taller. Sigue igual desde entonces a pesar de haber recibido una buena ración de bombas durante la guerra. Al finalizar esta, surgió una generación rebelde que no se conformaba con pasar su vida en una fábrica. Es una juventud que ama las motos y el rock and roll. En el Ace Cafe colocan una juke box, y de pronto se convierte en el punto de reunión de todos los rockers de la zona que tuvieran algún engendro con dos ruedas que pudiera transportarles hasta allí. Bueno, hasta allí y hasta Brighton, por si había que zurrar a algún mod.

IMG_5063

Parecía una época que duraría para siempre. La adolescencia siempre parece eterna. Pero entonces llegó la psicodelia y todo se fue al infierno. En 1969, el Ace Cafe cerró sus puertas y permaneció abandonado durante décadas. Pero el tiempo produce un efecto curioso. Tarde o temprano pone de moda lo antiguo. En 1993 un nostálgico llamado Mark Wilsmore lo compró para abrir sus puertas. El éxito del local, mantenido como en sus orígenes, fue fulminante. Hoy el Ace Cafe es un lucrativo centro de peregrinación que ejerce de museo vivo para aquellas glorias del pasado y donde de matute se vende todo tipo de merchandising moto rockero.

IMG_5055 [DVD (NTSC)]

¿Qué suena algo falso este revival? Puede ser, querido lector, puede ser, pero tal vez debieras recordar el último día que abriste el armario para probarte otra vez tu vieja parka.

Anuncios
Categorías: 100 Países en Moto | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: