100 países en moto por orden alfabético. Nº22 Egipto


 

 

web colosos valle reyes 2Egipto es el país africano del Nilo, pero también es el país del Sahara oriental y también el país del Sinaí. He recorrido esos tres ámbitos egipcios en dos viajes diferentes. El primero fue en 2009 durante lo que llamé el Grand Tour del Mediterráneo Sur, y que me llevó por Turquía, Irán, Irak, Siria, Jordania, Líbano, Egipto, Libia y Túnez. En aquella ocasión entré en Sinaí, visité el Cairo y me adentré en el Sahara antes de salir hacia Libia. Fue un recorrido de este a oeste por el Egipto de Mubarak. El segundo fue en 2010, como parte de mi vuelta al mundo en moto Ruta Exploradores Olvidados. Desembarqué en Alejandría y seguí el curso del Nilo hasta El Cairo y luego Luxor y Aswan para embarcar hacia Sudán. Para entonces Mubarak ya había caído y no se notaba ninguna mejoría social.

En este blog no trato de hacer un recorrido completo por cada país, sino simplemente apuntar un pequeño pedazo de su realidad, algo que por cualquier motivo me llamara la atención cuando pasé por allí. El siguiente texto forma parte de un reportaje que escribí para la prensa española coincidiendo por mi paso por Egipto ya que en aquel momento se habían producido ataques contra la minoría cristiana copta.

siwa citadel bike scorzo

Yo no viajo en moto por deporte ni por afán de aventura. Lo hago porque me ofrece una ventana abierta al mundo. A veces ofrece bellos paisajes, pero en otras ocasiones me permite ser testigo de injusticias y miseria. Mi obligación moral como escritor, viajero y persona es contar las cosas como las veo y como las siento. Mi paso por Egipto ha coincidido con la matanza de coptos en El Cairo. A mí me importan más las personas que las piedras, por muy viejas que estas sean, así que esto no va de pirámides, sino de persecuciones.

sat on sand

Recorro el mundo en una BMW para encontrar historias. Historias reales. Historias sin adulterar. Historias que cuento tal y como las veo sin dejarme censurar por la corrección política tan en boga hoy día. Por eso he visitado las comunidades cristianas de Asia Central, Persia, Mesopotamia, Oriente Medio y el Magreb. He entrado en sus iglesias, he compartido su comida, he escuchado sus palabras y las he transmitido tal cual me las han contado. Y como cantaba un grupo de rock, esa historia es verdad, y como todas las que son verdad, es una historia triste. Una historia que muchas veces olvidamos por ignorancia o comodidad.

the other side of pyramids

Hasta el siglo VI, el Cristianismo se extendió desde el Mediterráneo hasta la India. Pero en el VII los Árabes derrocaron a los bizantinos y persas. Penetraron en África, Europa y Asia. Vencieron militarmente, pero no consiguieron extirpar el Cristianismo. Hay asirios, caldeos, maronitas, católicos y ortodoxos en casi todos esos países que consideramos de fe islámica. No quieren irse, aunque en algunos lugares, como en Irak, lo está consiguiendo el terrorismo. En el Kurdistán iraquí conocí las tristes casas prefabricadas donde se almacenan las vidas sin futuro de miles que huyen de Bagdad o Mosul.

siwa prision2

Durante mi reciente paso por Egipto me he visto involucrado en el episodio de la matanza de coptos en El Cairo. Estaba allí cuando sucedió y visité sus templos y negocios para entender lo que pasaba. Los coptos temen ese futuro. El Gobierno Egipcio estima su número en un 10%. Cifra que tachan de incierta. Para ellos, que se consideran descendientes de los faraones, estaría alrededor del 25%. Los sucesos de Edfu, donde una turbamulta destruyó una iglesia ante la pasividad del gobernador, y El Cairo, donde los blindados embestían a una multitud desarmada, no son hechos aislados. La situación se está agravando. El 1 de enero explotó una bomba en Alejandría durante la celebración de la misa de Año Nuevo. Poco después Occidente se alborozaba con las revoluciones en el mundo árabe. Contemplé los movimientos con escepticismo. Como me dijeron mis acompañantes iraníes un día que en la ciudad de Tabriz al ver unas niñas mendigando, revolución es solo una palabra. Una palabra, añado yo, qué puede significar cualquier cosa.

miquel avenida esfinges de cerca

¿Qué significa hoy para los coptos? Más inseguridad. “Antes estábamos mal”, comenta un joven copto estudiante de ingeniería que trabaja en un bar para pagar la universidad, “pero ahora estamos peor. Esperábamos un cambio, pero nada está cambiando. No al menos en el sentido que queríamos. Nosotros hicimos la revolución. No fue una revolución copta sino egipcia, pero el setenta por ciento de los que estábamos en aquella plaza éramos cristianos”.

egyptian border bike

Es cierto, no hay mejora. La misma burocracia interminable, la misma suciedad que parece comerse las calles, la misma corrupción generalizada. El sistema persiste como una hidra. Mubarak era solo un síntoma. Un anciano aislado, un leño seco. La enfermedad, en realidad, se llama Egipto. Y para los coptos, la gangrena generada parecer querer comérselos a ellos en una nación de creciente integrismo.

siwa biker

El dueño de un hotel me comenta: “Es nuestro país. Sólo queremos nuestros derechos. Llevamos siglos callados, aguantando humillaciones, pero las cosas están llegando a un punto intolerable. Quieren que nos vayamos, pero no queremos. Además, ¿a dónde voy a ir? Esta es mi casa y mi negocio.”

miquel negociando en zoco luxor

Curiosamente, el país parece necesitarlos más a ellos que ellos al país. Como cuenta un pequeño comerciante de Luxor, la función pública cada vez se restringe más a los cristianos. “El Gobierno de Mubarak solo contrataba musulmanes”. En el largo deambular por dependencias públicas para importar mi motocicleta solo he encontrado un cristiano: el ingeniero responsable de la inspección técnica de los vehículos en Alejandría. Los coptos suelen autoemplearse en pequeñas empresas. Son emprendedores que hacen que el país funcione, que aún se paguen impuestos en un Estado con déficit crónico y una alarmante bajada de los ingresos por turismo.

catedral copta luxor

¿Qué va a suceder a partir de ahora? El Patriarca Shenouda III no tiene esperanza en Occidente. “No han hecho nada por nosotros”, asegura uno de los barbados sacerdotes de la gran catedral cuyos cimientos se hunden en la Vía de las Esfinges. ¿Y qué van a hacer?, le pregunto. “No confiamos en nadie.”, dice, “Ya no. Nuestro Patriarca y su Sagrado Consejo han decretado que a partir de ahora guardaremos silencio. Durante tres días ayunaremos y rezaremos. Será Dios quien hará algo para ayudar a su gente.”

coptas

Salgo de la sacristía. Veo a los fieles, huelo el incienso, escucho la profunda letanía de antiguos ritos. Contemplado por los serios retablos dorados de santos orientales, un viejo sacerdote bendice una multitud asustada que busca en sus hombres de fe una respuesta. Camino por uno de los laterales del templo y alcanzo la salida al calor polvoriento del exterior. El sol ciega. Los policías de la puerta me saludan afablemente Kalashnikov en ristre. A pesar de tanta fe, creo que esta vez se han agotado los milagros. El Mar Rojo hace mucho tiempo que se cerró y dejó sin salida el laberinto en que viven los coptos.

copto

Anuncios
Categorías: 100 Países en Moto | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: