100 países en moto por orden alfabético. Nº16 Croacia


 

croatia and biker

 

Croacia es un país que he recorrido tres veces. En el año 2009 mientras escribía Europa Lowcost; más tarde en 2013 haciendo la Ruta Embajada Samarkanda; y por último en 2015 en el recorrido que me llevaría hasta Armenia en Operación Ararat. Particularmente me gusta mucho porque supone entrar en los Balcanes, con todas las reminiscencias que ese nombre evoca, y porque su costa Dálmata es uno de los lugares más espectaculares para recorrer en moto, aunque recomiendo no hacerlo en verano por el exceso de turistas. Este texto no forma todavía parte de un libro pero lo será pronto cuando publique el viaje a Samarkanda a través de la ruta de la seda.

 

Abandono la comodidad de Lubiana y me dirijo hacia Croacia. He tenido buen cuidado de proveerme de la “vigneta”, pegatina que habilita para circular por las autopistas eslovenas. En un viaje anterior tuve un desagradable encuentro con la policía por no haberla comprado. La multa asciende a 150 euros. Aquella vez libré por los pelos después de mucho insistir en que no tenía dinero. Me permitieron que comprara una vigneta por el periodo mínimo, que es una semana y cuesta quince euros. En esta ocasión, nadie me detiene y tras un corto recorrido por una carretera inmejorable arribo a la frontera. Los policías croatas me dejan pasar tras un rápido sello en mi pasaporte.

 

IMG_6175

Cuando alcanzo la costa, se extiende ante mí el paraíso. O como dice el eslogan turístico del país: el Mediterráneo tal como era. Al menos en esta época del año, comienzo de la primavera y aún libre de las hordas de turistas que vendrán en plena canícula. Victoria y yo seguimos una deliciosa carretera que serpentea pegada a la abrupta línea costera. Este es el litoral croata de los folletos publicitarios. No hay muchas playas de arena, pero los recortes orográficos ofrecen un espectáculo grandioso. Nos acompaña el ocaso a nuestra espalda y los reflejos sobre el Adriático casi me arrancan lágrimas de emoción. Me recuerda a la Highway One californiana, otra de esas carreteras míticas por su belleza.

IMG_6256

Estos pueblecitos de urbanizaciones modestas y pequeños chalets de aspecto anticuado me recuerdan la Denia de mi infancia. Así era hace treinta años, con el horizonte marino y el rocoso litoral y los comercios de juguetes baratos, gafas de buceo y tubos respiratorios de plástico. Ahora todo está invadido por el cemento y el residuo de abandono inmobiliario que dejó el ansia de dinero. Hablando del poderoso caballero. Necesito dinero local. El cambio turístico es de un euro unos siete kunas. Pero en el cajero es mejor, por eso siempre prefiero sacar usando mi tarjeta de débito española.

IMG_6142

Una curiosidad del país es que está atravesado por el Paralelo 45, de modo que resulta equidistante tanto del Polo Norte como del Ecuador; ambos se encuentran a 5.000 kilómetros de donde me encuentro. Cerca se encuentra Senj, localidad asomada a una bahía es corta y cerrada. Aquí hay dos atractivos principales: un casco viejo marinero y un castillo casi cuadrado en un monte que domina el horizonte. Es el fuerte de Nehaj, construido en 1558 sobre la colina de Trbušnjak. El paisaje marino a un lado y la impresionante mole del macizo Velevit. Menudo panorama.

El tramo siguiente resulta bellísimo, con una alargada manga de tierra paralela a la costa. Es una isla reseca y desierta que comprime un mar domesticado, aunque hoy este lago marino se rice con el furor del viento llamado Bora. Delante de nosotros, la carretera se alarga y retuerce; resulta delicioso navegarla con la BMW.

grad zadar bike

Zadar es una gran ciudad con un centro histórico interesante y bullicioso en el que destaca la alta torre de la Iglesia de San Donato y el muy cercano foro romano. Es un lugar apacible aunque en verano está tomado por los turistas italianos. Hay un ferry directo a Ancona que los acarrea incesantemente. Se podría decir que son la segunda o tercera invasión italiana, pues Zadar, conocida antes como Zara, fue desde el siglo X territorio de la Serenísima República de Venecia. Sus habitantes eran latinos y no eslavos.

hadjuk split

Durante la expansión otomana por los Balcanes se convirtió en refugio de cristianos. Con la caída de la Serenísima República, pasó a ser gobernada primero por Napoleón y luego por Austria, hasta que en 1920 se adjudicó a Italia, país que la conservó hasta el final de la Segunda Guerra Mundial; de nuevo el Mariscal Tito sacó ventaja de su talento militar y político. Se quedó con la ciudad, le cambió el nombre y trató de borrar toda huella cultural italiana.

rovinj

Es domingo y las campanas llaman a misa obstinadamente. Croacia es un país católico, pero los jóvenes tienen resaca. La juventud croata se engolfa sin remedio, pero la misa es la misa y las campanas romperán todas las mañanas de domingo que hagan falta.

Anuncios
Categorías: 100 Países en Moto | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: