100 países en moto por orden alfabético. Nº8 Bolivia


IMG_8456

 

Conocí Bolivia mientras rodaba la primera temporada de la serie de Televisión Española Diario de un Nómada. El siguiente texto está extraído del libro del mismo título publicado por Plaza & Janés. Tras pasar mi primera noche boliviana en Villa Montes, todavía en el territorio de El Chaco, salí a correr y vi un nuevo país de gentes muy sencillas. La mayoría de las personas que me rodeaban era cholos, que es el nombre que se da a los mestizos. Pequeños, delgados, cobrizos. Gente dura, acostumbrada a las penalidades. Recorrí un pueblo de casas bajas y colores apagados. La luminosidad se reservaba para los vestidos de las mujeres, hechos de lana de alpaca, con vibrantes colores y esos gorros tipo bombín que tan habituales son en el altiplano andino de Bolivia y Perú. También detecté otra peculiaridad. Las bolas que inflaban los carrillos de hombres y mujeres. Era la hoja de coca que mascaban a todas horas para combatir el hambre, la sed, la fatiga pero también el tedio.

Tras el refrigerio nos dirigimos a Tarija, ya en los Andes, a través de una ruta sin asfaltar que serpentea por una espesa selva de montaña. Es una de las rutas más peligrosas del país pero no se conoce como la carretera de la muerte, la famosa carretera de la muerte que para mí ya es una especie de disneylandia motera. La tierra es roja, las laderas verdes, el río Pilcomayo que veo desde lo alto del cañón es de color chocolate.IMG_2935

 

La senda es estrecha, a mi derecha hay un precipicio y el tráfico de camiones es incesante. Resulta una ruta peligrosa con altísima tasa de accidentes. Pero yo estoy medio enloquecido y circulo como un poseído por este barrizal, adelanto los vehículos y zigzagueo entre los embotellamientos.

 

El día transcurre lentamente y aunque voy deprisa hay tantas curvas que apenas logro avanzar. El agotamiento se apodera de mí pero me queda todavía tanto por recorrer que el cansancio se cansa y recobro mis fuerzas. Es un fenómeno curioso. Sucede cuando crees que vas a desfallecer. Estás descendiendo en picado por el hambre, el cansancio, el sueño o el temor y llegas a un punto que parece de ruptura, pero no te rompes y te sitúas en una nueva meseta anímica en la que no sientes hambre, ni cansancio, ni sueño, ni temor. Se llama fuerza del desesperado y es un chute de adrenalina como pocos. De modo que como no podíamos parar, seguí hasta que se hizo de noche y entré feliz y agotado en Tarija.

 

De Tarija a Potosí el paisaje cambia radicalmente de nuevo. Cada etapa que realizamos es para entrar en un universo diferente. Del páramo de alto matorral de El Chaco, pasamos a la húmeda selva de las estribaciones andinas y ahora nos encontramos ante la inmensa sabana de ralo herbazal y llamas a la que dicen la Puna. Una alta meseta andina en la que apenas hay árboles, descuellan algunos cerros y sobre ella sopla un viento gélido. El ambiente es seco y frío y todavía no estamos en invierno.

Según mi altímetro, estamos a 3.980m de altitud sobre el nivel del mar y la verdad es que el mal de altura ya se empieza a sentir. Cualquier esfuerzo hace jadear. El tráfico se va haciendo más denso a medida que nos acercamos a nuestro destino. Hay muchos camiones volquete, con la caja abierta. Cargan mineral. Estamos sobre una de las más grandes minas de América. Potosí. Una ciudad colonial que más que un punto en el mapa de Bolivia es un símbolo en la conciencia universal.

La carretera desciende en picado cuando empiezan a aparecer las primeras casas. Las calles estrechas nos llevan al mismo centro, que parece tal que una pequeña ciudad extremeña, castellana o conquense. Casas de dos plantas, una catedral, una plaza llena de gente, un palacio de gobernador, una calle peatonal, balconadas, tejados de teja y aleros de madera. ¡Diablos, esto es España! La España un poco antigua que yo conocí cuando era un niño como los muchos que hay en la plaza central a esta hora de salida de los colegios. Es como si hubiera regresado de pronto a finales de los setenta, a mi infancia. Potosí es la Alcalá de Henares de 1978 en la que me eduqué cuando apenas tenía diez años. Potosí es la España que conocimos los que hicimos la EGB.

SALAR DE UYUNI

La Nada a veces es una perfecta representación del Todo.. Enfrentado al universo infinito lo que uno halla es la finitud personal de los miedos y las incertidumbres que se arrastran desde la infancia. Es un fenómeno que en la Tierra solo ocurre con los desiertos. No hay nada más diverso que un desierto. Sus paisajes son cambiantes de continuo. Ofrece el Todo cuando se supone que es la Nada.

 

IMG_8447

Encuentro mi ser más íntimo en la soledad de los desiertos. He cruzado muchos de los más famosos del mundo. El Sahara occidental y el oriental, el de Atacama, el del Colorado, el Mojave, el Kalahari… en todo ellos me sentí más yo que nunca, mecido entre la euforia y el pánico, detectando cada brusco cambio del terreno, de las dunas a los pedregales, de las quebradas a los enlosados de barro cuarteado,  de los barrancos a las llanuras. Nada hay más diferente a un desierto que un desierto.

Por eso tenía tantos deseos de encontrarme ante el Salar de Uyuni, el desierto de sal más grande del mundo con más de 10.000 km2 de superficie. Cada año las lluvias lo sumergen durante un breve periodo en el que el Salar parece el espejo del cielo. Todos los viajeros que lo recorren describen este territorio blanco como si fuera un lugar de otro mundo, como si en realidad fuera otro planeta.

Vídeo sobre Bolivia

 

Estos textos proceden del libro Diario de un Nómada. En él narro el viaje de 3 meses a lo largo de 20.000 kilómetros por Sudamérica. Pídemelo dedicado en info@miquelsilvestre.com

DIARIO DE UN NOMADA

 

 

Anuncios
Categorías: 100 Países en Moto | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: