100 países en moto por orden alfabético. Nº3: Argentina


IMG_6770

Argentina es uno de los países más inmensos y diversos del planeta Tierra. Lo conocí durante el rodaje de la primera temporada de la serie de Televisión Española Diario de un Nómada. Imposible resumir todo lo que viví y recorrí en mi paso por esa nación durante mi paso por allí. Más de 6.000 kilómetros que me llevaron de los Andes a la Patagonia, de la Pampa a Buenos Aires, de las selvas de Misiones a la Triple Frontera con Brasil y Paraguay. Todos mis viajes están publicados en libros, reportajes y vídeos a los que es muy fácil acceder desde el descomunal archivo de mi página web www.miquelsilvestre.com La lista de este blog solo pretende hacer una enumeración ordenada de los países que he visitado en moto con la fecha aproximada. Creo que lo más adecuado es transcribir las primeras impresiones que cada nueva nación me causó al entrar en ella por primera vez. Y la primera vez que pisé suelo argentino fue al llegar a la fantástica escultura del Cristo de los Andes, a 4000 metros de altitud.

(enero del 2014) Llegué al comienzo de la pista justo antes del túnel Libertadores que ha convertido el paso fronterizo en un paseo dominical. A mi derecha quedaban las viejas instalaciones de los guardias, completamente arruinadas. Inicié la pronunciada subida por un camino de herradura lleno de cascotes, polvo, piedra y arena. Esta tipo de desafíos era el que había venido a buscar para recordar el tremendo esfuerzo de Diego de Almagro y sus hombres.

IMG_6703

En julio de 1535, Diego de Almagro, amigo y socio de Francisco Pizarro, partió de Perú con un ejército de 500 españoles, 2000 indígenas yanaconas y 300 caballos. Recorrieron los actuales países de Bolivia y Argentina y un año después se hallaba al pie de los Andes.

 

El paso por esta escarpada cordillera resultó penosísimo. El frío congelaba sus miembros, no encontraban alimentos y estas piedras que dificultan el paso de una potente motocicleta del siglo XXI rompían su calzado del XVI. Dejaron tras de sí un reguero de muerte. Cuando los expedicionarios alcanzaron el otro lado, habían perdido la mayor parte de los animales y centenares de hombres.

 

Pero no había riquezas, sino un territorio árido y pobre, poblado por indígenas belicosos. Almagro dio orden de regresar a Perú después de realizar un solemne acto de reconocimiento al sacrificio de sus hombres. Ordenó quemar las escrituras con las deudas que habían contraído con él porque  “No puedo ser acreedor de mis leales y valientes camaradas”.

IMG_6406

En una curva pronunciada de esta sucesión de curvas pronunciadas, la rueda trasera engancha una piedra suelta de gran tamaño y no tracciona. Me caigo con todo el equipo. Estoy solo porque la camioneta iba por delante para filmar la subida desde arriba. Me pongo de espaldas a la moto, flexiono las piernas, la agarro del manillar y de uno de los asideros para el pasajero e intento levantarme. No puedo. Normalmente levanto mi moto sin dificultad, pero esta vez ha quedado en una posición un poco inclinada hacia la caída de la montaña, lo cual aumenta su peso muerto, y por otro estamos a 4000 metros de altitud y el oxígeno escasea. Los esfuerzos más mínimos hacen jadear y uno se marea con facilidad. Es mi primer encuentro con el mal de altura. Vuelvo a intentarlo, aprieto los dientes y la moto se endereza poco a poco.

 

IMG_5631

Prosigo la subida y al final de una recta diviso la majestuosa figura del Cristo de los Andes. Un imponente monumento de siete metros erigido para simbolizar la paz entre Chile y Argentina que comparten 4.500 kilómetros de frontera y que a finales del XIX estuvieron al borde de la guerra por los límites fronterizos en los Andes.

 

En el momento de mayor tensión, ambos países decidieron recurrir al arbitraje de la Corona Británica, que dictó un laudo estableciendo los lindes. Los vecinos lo acataron y en 1904 se erigió en la frontera el Cristo Redentor de los Andes. En la ceremonia de inauguración, el destacamento militar chileno pasó al otro lado y cantó el himno del vecino y lo mismo hicieron los soldados argentinos. Desde entonces, en ese lugar hay sendos destacamentos militares en un cruce fronterizo sin barrera y ese enorme Cristo mira a la línea divisoria.

 

Cuando llegué, me resultó impresionante la figura religiosa con connotaciones políticas, pero sobre todo el majestuoso escenario andino con el nevado Aconcagua a pocos kilómetros de distancia y que parecía que casi se podía tocar. El viento era glacial y agitaba las banderas, el aire límpido hería al respirar y el cielo estaba empastado en un azul penetrante. El rojo de la tierra seca y de las rocas afiladas refulgía bajo el sol declinante de la tarde. La blancura de la nieve parecía pintada. Era un momento perfecto, uno de esos instantes en los que uno se alegra de vivir y de estar vivo. Pensé en toda la gente que habría sentido las mismas ganas de vivir que yo sentía, y recordé que muchas veces decidían otros por ti si estabas autorizado a ello.

IMG_1366-2

Abrí mi diario y comencé a escribir. Los Andes eran reales, las fronteras no lo son. Son dibujos arbitrarios, y cuando se estudia la historia oficial de los libros solo se fijan en las grandes batallas, los reinos y las monarquías. En la pompa aparente de las fechas, los nombres y los títulos. Pero muchas veces nos olvidamos de los pequeños, de los miles de seres humanos anónimos sacrificados en el altar de campañas bélicas que deciden estupideces como las fronteras en la cima de los Andes. Lo malo no es morir. Morir es inevitable, y a veces hay que dar la vida en combate o en acto de servicio, hay causas que lo justifican, motivos reales. Pero ante este Cristo que podía estar un poco más acá o un poco más allá sin que nada cambiara en lo alto de estas montañas, me doy cuenta de que lo realmente terrible es que te sacrifiquen sin sentido.

Puedes ver el episodio completo de la serie Diario de un Nómada titulado La Conquista de los Andes aquí

http://www.rtve.es/alacarta/videos/diario-de-un-nomada/diario-nomada-conquista-andes/2964407/

 

 

Texto extraído del libro Diario de un Nómada. Puedes pedírmelo dedicado en info@miquelsilvestre.com Precio: 20 euros con transporte gratuito en Península y Baleares.

FAJA diario de un nomada-2

Anuncios
Categorías: 100 Países en Moto | Etiquetas: | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “100 países en moto por orden alfabético. Nº3: Argentina

  1. Esto es maravilloso como experiencia para cualquier ser humano. Eres un hombre que ha vivido un momento mágico en su vida, haciendo patente una vivencia particular que pocos podremos igualar. Me entristece saber por tus escritos, que siempre la pérfida albión está presente en los conflictos del mundo hispanoamericano. Ahí la que tenía que haber mediado era España como potencia colonizadora y Madrepatria. Es otra puñalada de los países hispanoamericanos a España. ¿Pero cuándo se van han enterar estos países que Inglaterra es su enemiga?. Es desesperante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: