El ciclista asesinado en Turquía


IMG_6461

Poco antes de llegar a Erzurum tengo otro encuentro. Es un joven ciclista británico llamado James. Siempre he sentido solidaridad por los que viajan pedaleando. No me cambiaría jamás por ellos, pero admiro su determinación y capacidad de sacrificio. Me detengo a hablar con él y le ofrezco barritas proteicas de Multipower. Las recibe con alborozo. Los cicloturistas necesitan energía como yo gasolina. Siento que es una extraña coincidencia haber topado con él a las afueras de una ciudad donde en 1894 desapareció misteriosamente un desafortunado pionero de los viajes ciclistas, el norteamericano Frank Lenz, quien pretendía ser el segundo hombre en dar la vuelta al mundo en bicicleta, tras haberlo logrado el inglés Thomas Stevens en 1887 y haberse hecho bastante famoso con la gesta.

Pero el mundo de los viajes es así, injusto y desigual para con sus devotos. Unos triunfan y hacen de sus aventuras un modo de vida que les satisface en su pasión, otros no alcanzan sus metas, quizá porque miran más lo que hacen aquellos que consideran rivales que su propio camino. Stevens contó su viaje para varios periódicos, publicó a su regreso un libro de éxito y consiguió contratos, promoción y fama. Hasta llegó a liderar una expedición a África patrocinada por el New York World en busca de Henry Morton Stanley. Sin embargo, el pobre de su émulo estadounidense vivió bastantes penalidades en su intento, contrajo malaria en Asia y las paso putas en China por la abierta hostilidad de sus habitantes, quienes jamás habían visto a un tipo semejante por allí.

Cuando Lenz parecía recuperar la salud y el ritmo de viaje en Turquía, pasó por Erzurum y allí se desvaneció su rastro. Nunca más volvió a comunicarse con su familia. Las investigaciones posteriores sostienen que pudo haber ofendido a un importante jefe kurdo de una pequeña villa y ser asesinado por sus hombres. En aquella época se vivían tiempos de violencia en la región, estaba en marcha una gran matanza de armenios por los otomanos. Se calcula que pudieron morir cerca de 300.000 personas. El cuerpo de Lenz nunca se encontró. Ocho años después de su desaparición y debido a las presiones del gobierno de Estados Unidos, las autoridades turcas pagaron a su madre una compensación de 7.500 dólares.

Viendo la ilusión de mi nuevo amigo James, que zampa barritas como si el mundo se fuera a acabar hoy mismo, decido no contarle nada de Lenz y que descubra la bella ciudad de Erzurum sin ningún tipo de aprensión.

Extracto del libro Operación Ararat que publicará Plaza & Janés en 2016 coincidiendo con la emisión de la 3ª temporada de Diario de un Nómada en La2 de TvE.

Anuncios
Categorías: Uncategorized | Etiquetas: | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “El ciclista asesinado en Turquía

  1. Señor Silvestre, su narrativa me sorprende esta mañana, tomando un café en mi despacho, y disfrutando a cada sorbo de su lectura. Retrasando finalizar “La fuga del Naufrago”. Gracias.

    Me gusta

  2. Ojala que le vaya bien en su camino y que tenga suerte y no le pase nada!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: