Manual de aventura que nadie escribió. ¿Hacen falta maletas de aluminio?


IMG_6428

Preparo un manual de motociclismo de aventura para enseñar todo lo que he aprendido estos años, y me atrevo a pensar que no se ha escrito antes un manual así, y no porque yo sepa muchas cosas, pues no las sé ya que soy bastante inepto en cuestiones técnicas, sino porque intento ir más allá de los puros consejos fríos, sino ir al fondo de las cosas, a las razones íntimas de por qué y para qué vivimos la aventura, porque comprendiendo eso comprenderemos lo que intentamos hacer. Viajar es descubrir, y el primer descubrimiento ha de ser personal, el de saber quien eres y por qué haces lo que haces. Y eso es algo más importante que las maletas que uses aunque es seguro que elegirás tus maletas por lo que eres. Así que dejo aquí un pequeño extracto sobre el capítulo dedicado al equipaje. Si lo que estás leyendo hasta ahora te interesa, podrías escribir al correo de http://www.silver-rider.com para reservar un ejemplar. No se trata de una preventa para sacar dinero sino de saber cuantos ejemplares vamos a tirar porque la edición será muy corta y completamente artesanal.

MALETAS RÍGIDAS

Las maletas rígidas parecen haberse convertido en el símbolo del aventurero. Sus ventajas son la estanqueidad y la seguridad. Se supone que en ellas no entra el agua, al menos mientras son nuevas porque en cuanto se han golpeado un poco los cierres dejan pasar el agua. Pero su mayor ventaja frente a las alforjas textiles es que se pueden cerrar con llave y mantener ancladas al chasis, eso permite dejar el equipaje en la moto cuando caminamos, acampamos o nos alojamos en un hotel.

Las desventajas objetivas son el precio, el elevado peso, ya que aunque vayan vacías pesan varios kilos, la anchura, que nos impide circular en ciudades con agilidad, y sobre todo la rigidez del sistema. En caso de caída será fácil romper la maleta si es de plástico o doblar e incluso arrancar el anclaje si son de aluminio.

Una desventaja psicológica que no se suele tener en cuenta con las maletas de aluminio es que como tienen tanta capacidad de carga, uno tiene la tendencia de llenarlas con cosas que no necesita. Si tenemos el hueco, parece que pensamos, usémoslo. Pero eso supone llevar demasiado peso. La regla básica en viajes en moto: menos es más. Si tenemos espacio, no hay obligación de llenarlo. Recordad lo que os he comentado de la bolsa de depósito. Si nos sobra sitio, conservemos ese espacio para guardar cosas que normalmente llevamos encima: la chaqueta si hace calor y queremos caminar, comida extra, algún recuerdo, el equipaje de un compañero inesperado…

Pero frente a todo esto, hay un argumento contra el que es casi imposible luchar. Nuestra moto, equipada con maletas de aluminio, ¡nos hará parecer aventureros! Aunque usemos la Adventure para ir de casa al trabajo y de ahí al centro comercial, si le ponemos unas buenas maletas metálicas y alguna pegatina pareceremos auténticos aventureros. Con solo unas cajas de metal nos aproximaremos al ideal de nuestros sueños. Reconozcamos la verdad. Por eso nos gastamos grandes cantidades de dinero en maletas igual que hay toda una industria de la medicina estética que trata de aproximar a la gente a su ideal de belleza.

¿Y qué? ¿Qué hay de malo en el disfrute de contemplar nuestra moto equipada de cajones y defensas si no hacemos mal a nadie? La mayoría de nosotros no puede realizar grandes aventuras debido a la familia y al trabajo. Soñamos con que nos gustaría dar la vuelta al mundo en moto pero sabemos que no lo haremos porque en realidad no nos apetece tanto como para sacrificar la familia y la profesión. Tampoco es imprescindible dar la vuelta al mundo en moto para realizarse y disfrutar de la moto. Basta con tomarse un par de semanas al año para hacer un viaje a Marruecos, Cabo Norte o los Alpes, y ya estaremos surtidos de anécdotas que contar y recuerdos que nos hagan sonreír durante un año entero. Para esos viajes nos sobraría con unas alforjas, o incluso una mochila atada con pulpos. Pero si ponerle maletas de aluminio nos ayuda en esos tristes días en los que vestimos corbata a recordar el último viaje o fantasear con el próximo al ver nuestra moto aparcada y sonreír, entonces bienvenidas sean las maletas de aluminio.

Ya que nos vamos a gastar el dinero, elijamos bien. Empecemos por el aluminio. Hay enormes diferencias entre la calidad de las maletas. Sobre todo en la solidez de los anclajes y en las cerraduras. Si en los cierres hay piezas de plástico y metálicas, olvidadlas. El plástico se romperá antes y es muy fácil de forzar. Los cierres, las bisagras y las cerraduras siempre han de ser metálicas. Los anclajes son otro punto débil. Deben ir unidos al chasis y nunca a partes sueltas de la moto como la matrícula. Fijaos que a veces la parte delantera de la maleta se ancla al chasis y la trasera no. Escoged los sistemas que unen las dos maletas con la misma barra. Si sacudís el conjunto y oscila recién montado, imaginaos lo que hará por una pista de piedras con 50.000 kms encima. Aseguraos de que son las mejores que podéis comprar porque si no tendréis que soldar los anclajes una y otra vez y os saldrán más caras que unas caras. Este consejo es realmente útil: si en maletas de aluminio no puedes pagar la más alta calidad (o hacerte los herrajes en un herrero), entonces no compres nada porque serán solo aparatosas cajas.

Anuncios
Categorías: Manual de Aventura | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: