Dar la vuelta al mundo en moto. I


IMG_6770

Dar la vuelta al mundo en moto se puede considerar hoy la aventura total. Con la democratización del transporte aéreo y la gran oferta de vuelos, el planeta parece haberse reducido de tamaño; sin embargo, el desafío de circunnavegar el globo terráqueo “overland”, o sea, por carretera, lo devuelve a sus verdaderas dimensiones. El mundo es enorme y recorrerlo kilómetro a kilómetro demuestra cuán diverso es. Hacerlo sobre dos ruedas aúna, además, a la emoción de un viaje extremo el gran dinamismo, la sobredosis de adrenalina y la total cercanía con paisajes, culturas y gentes que proporciona un vehiculo tan icónico como una motocicleta.

La vuelta al mundo o atravesar África o América de norte a sur es posible y cada vez más gente se atreve a intentarlo, solo o en compañía de otros, sobre todo tras el éxito comercial a nivel planetario que supusieron las películas documentales Long Way Round y Long Way Down, protagonizadas por Ewan McGregor y Charlie Boorman a lomos de sendas motos, símbolo por excelencia de libertad y rebeldía. En España y para los hispanohablantes el proyecto televisivo sobre la materia es la serie de RTVE Diario de un Nómada

Para viajar en moto hacen falta dos cosas: ganas de viajar y una moto. Respecto a lo primero, las damos por supuesto si estás leyendo este artículo. Respecto a lo segundo, cualquiera puede servir. En los sesenta, Manuel Maristany cruzó África en una Montesa Impala; también en esa misma época, dos estudiantes de Derecho, Santiago Guillen y Antonio Veciana, dieron la vuelta al mundo en 79 días ¡sobre una Vespa 150 con matrícula de Albacete! Hay Vespinos que han llegado a Cabo Norte e hiperdeportivas que cruzaron selvas. Yo mismo he cruzado África entera en una BMW con más de veinte años encima y el Sahara con una que tenía más de sesenta.

9788492979158 - Cubierta - RGB 300

LA MOTO

Todo es posible con paciencia y conocimientos de mecánica; sin embargo, si pretendemos viajar cómodos, seguros, con una montura apta para recorrer el asfalto pero también los pedregales, las pistas o el campo a través, pues no siempre existirán carreteras allá donde iremos, las motocicletas ideales para el empeño son las llamadas trail, aptas para todos los terrenos siempre que seamos conscientes de sus limitaciones.

avanzando

El origen de las trail se encuentra en la BMW R 80 G/S surgida en 1980. Una moto diseñada para poder rodar tanto en la carretera como en el campo sin ser la mejor en ninguno de estos dos terrenos. El modelo de la empresa de Baviera pronto se convirtió en icono después de que Aubert Auriol ganara con ella una de las primeras ediciones del rally Paris Dakar. Había nacido la moto de aventura. Este concepto de motocicleta total ha tenido un éxito formidable y actualmente casi todas las marcas incorporan una gran trail en su catálogo.

Mi elección es la BMW R 1200 GS por capacidad de carga, fiabilidad y sencillo mantenimiento. De neumáticos sin cámara, un pinchazo se puede reparar en cinco minutos con el kit adecuado. Carece de cadena que engrasar ya que funciona por cardan y su motor es en esencia el mismo desde los años treinta. El mítico boxer, un propulsor simple que cualquier mecánico conoce. Los concesionarios BMW funcionan como auténticas embajadas. Tal vez en Kazajstán no tengan la pieza que necesitas, pero a través del importador local y del sistema estandarizado de pedidos, la mandarán de Alemania en pocos días.

volcan mayon luzon filipinas

En los siguientes posts hablaremos del equipo más adecuado, la documentación y las cámaras de vídeo y fotografía.

Anuncios
Categorías: Manual de Aventura | Etiquetas: | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Dar la vuelta al mundo en moto. I

  1. siempre genial, pero quiero hacer un matiz, las motos trail empezaron con la Yamaha Xt 500 que es del 76, antes que las GS, de hecho fue un modelo pensado para los europeos ya que el ‘viajar por aventura’ fué un concepto que los Japoneses no entendían y les costó bastante hacer la apuesta, tambien citas el Dakar, el mismo Thierry Sabine (conduciendo una XT) se perdió tres dias en el desierto durante una carrera y ahí le surgió la idea del rallye

    Me gusta

  2. Genial artículo, quiero más!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: