La mejor moto del 2014 rumbo a América


IMG_1180

Hace pocos días estuve en la gala de la mejor moto del 2014 organizada por Motos.net . Un evento muy bien montado donde se dan cita cada año fabricantes, periodistas y algunos francotiradores como yo. Había jamón, canapés, vino y cerveza, así que los periodistas estaban felices porque allí donde les den de comer gratis es para ellos Jauja, los fabricantes andaban un poco menos felices porque miran más a largo plazo y se dan cuenta de que el sector de la moto en España tiene muy mal pronóstico. Y yo me encontraba cómodo resguardado de la lluvia que caía en el exterior, acompañado por mi novia y observado por amigos y enemigos, que de ambos tengo unos cuantos en cualquier evento motociclista al que acudo.

Y la democrática elección no me sorprendió. Elegían los usuarios y el respetable siempre tiene razón. La BMW GS 1200 del 2013 o de refrigeración líquida. No es que las demás motos no fueran buenas, de hecho ahora todas las motos son buenísimas. Pero es que no son BMW y no son una GS. Y eso es algo que no tiene arreglo. La distancia que la maxitrail de referencia tiene respecto a las demás competidoras es tan sideral que la cosa caía por su propio peso. Y no es solo porque sea la mejor en tecnología, diseño o maniobrabilidad. Es que sobre todo es la mejor en imagen, en esa estampa de moto de aventura capaz de todo e imparable. Cuesta un dineral, cierto, y es demasiado grande y pesada, sí, y todo es electrónica pero… ¿y qué? Es una BMW y es GS y todas lo demás motos no lo son. Y hoy la imagen lo es todo. Vivimos esclavos de la imagen, de aparecer, de pintar algo, de que nos tengan en cuenta. Y el milagro es que una simple moto, un objeto de consumo industrial que consiste en dos ruedas y un motor, ha conseguido ese fenómeno. Que te subes en ella y te crees alguien.

_AJG8057

BMW vende sueños como ninguna otra marca. Como le decía yo al jefe supremo de BMW Ibérica durante la gala, cuando un oficinista va al trabajo por la mañana pueden ocurrir dos cosas, que se suba adormilado en un coche más o menos caro con resignación, o que mire su GS aparcada y sonría pensando que tal vez un día la pilotará por Marruecos o Mongolia. Los dos se van a trabajar al mismo sitio aburrido que odian, pero uno mantiene vivos sus sueños de aventura gracias a un simple objeto de consumo industrial. Sin embargo, para conseguir ese milagro hace falta que gente real haga aventuras reales con esas GS demasiado caras, demasiado pesadas y demasiado tecnológicas. Para creerse aventurero hacen falta espejos de aventura. Yo me he convertido en uno de esos espejos porque un día le di una patada al trabajo aburrido y arranqué mi GS aparcada. Por eso ahora he regresado a España de Estados Unidos, para coger una de esas mejores motos del 2014 proporcionada por BMW Motorrad España y llevármela a recorrer Sudamérica en la Ruta Exploradores como hice con otra igual en la Ruta Embajada Samarcanda.

Porque yo prefiero el desierto a las galas, aunque regalen canapés.

Anuncios
Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: