Operación Sahara. Un despertar inusualmente temprano.


IMG_5706

El cosquilleo de la aventura de nuevo recorre mi espina dorsal. Vuelvo a dormir poco. Hoy me he despertado inusualmente pronto; a las cinco de la mañana. Siempre sucede lo mismo. Mis sentidos se afilan, la vigilia se instala en mí, la sensación de estar alerta se hace patente, intensa, dictatorial casi. Lo sé. Mi cerebro lo sabe antes que yo mismo. Se anticipa. Lo sabe cada célula de mi organismo. Nos vamos de viaje. Por fin. Se acabó la promoción, el conseguir patrocinios, las charlas, los actos, el hablar del nuevo libro, se acabó todo lo que tiene que ver con el viaje y no es viaje. Porque por fin nos vamos de viaje y ya duermo poco y estoy alerta y mis sentidos se afilan.

Mañana ya no dormiré en esta cama. Mañana estaré en movimiento. Mañana estaré rumbo al Sahara, de nuevo rumbo África. Ese África que tanto odio y que tanto amo. Cada vez que la dejo atrás me prometo no regresar jamás solo para volver a incumplir mi promesa. Espera, esto ya lo he escrito antes. Sí, ahora lo recuerdo, está en una de las páginas llenas de polvo y arena de mi libro Un millón de piedras.

Y es que hay algo en esta próxima aventura que me recuerda a aquel viaje por África. En aquella ocasión me subí en Nairobi en una BMW R80 G/S del año 92. Una moto básica, sencilla, indestructible, “carne de perro”, como alguno dice. Después vinieron los viajes con las 1200 y la electrónica. Pero ahora retorno a los orígenes, a la carburación y al arranque a patada. Me subo en un bendito e incómodo hierro para volver a pasarlo bien pasándolo mal.

Como siempre, me he buscado una excusa: el 90 aniversario de BMW Motorrad, que se celebra este año. Pensando en ello durante las largas jornadas de Ruta Embajada a Samarcanda se me ocurrió de pronto. ¿Y si hago un gran viaje con una clásica? Así surgió Operación Sahara, la loca idea de recorrer a lomos de una motocicleta BMW R50 de 1965 el recuerdo colonial español en el norte de África usando los medios de aquella interesante pero poco conocida época aunque no tan lejana en el tiempo.

Cuento para ello con la ayuda de BMW Motorrad España, empresa que me ha convertido en su embajador, de Metzeler, cuyas ruedas uso, de Ubricar, que aporta las maletas textiles y un casco vintage para ir con el estilo de la montura, de Nacex, a quien le debo el gran favor de ser la mensajería de mis libros y camisetas. A estos esponsor ya tradicionales se suman Integra2, la aseguradora AXA y Club 14; voy provisto así de una cobertura integral para el viaje. A todos ellos, gracias desde lo más profundo de mi corazón. Sin patrocinios todo costaría mucho más y su apoyo supone un refrendo importantísimo a mi trabajo como narrador profesional.

Y es que lo más importante es que esta idea me permite seguir con mi particular obsesión por los itinerarios históricos tras los pasos de los viajeros y descubridores españoles del pasado; por rescatar del olvido personajes, gestas e historias que merecen mucho la pena. Por eso he dado la vuelta al mundo en moto en su Ruta Exploradores Olvidados y recientemente he regresado de Uzbekistán, a donde fui sobre una BMW R1200 GS del 2013 en la Ruta Embajada Samarcanda tras los pasos del embajador madrileño del siglo XV Rui González de Clavijo.

Durante las próximas semanas viajaré por localizaciones tan emblemáticas como la Bahía de Alhucemas, Larache, Fez, Sidi Ifni, Ceuta o Tarfaya para tratar de acercarnos a un pasado reciente pero muy olvidado. Quiero hablar de los olvidaos de Annual, esos 12.000 españoles muertos en una batalla desastrosa, de nuestra presencia en Ceuta y Melilla, de la última guerra librada por nuestro país en fecha tan reciente como 1956: la de Sidi Ifni. Y como siempre no lo quiero hacer con afán patriotero, revanchista o victimista. No es ese mi impulso. Yo solo quiero recordar a los humildes seres humanos que un día dejaron todo atrás, forzados por las circunstancias o movidos por sus ideales, para jugarse la vida lejos de sus casas. Me debo al recuerdo de los sencillos españoles que un día también despertaron inusualmente pronto porque cada una de sus células sabía que comenzaban una nueva aventura.

Anuncios
Categorías: Uncategorized | 5 comentarios

Navegador de artículos

5 pensamientos en “Operación Sahara. Un despertar inusualmente temprano.

  1. .
    … al toro!

    Me gusta

  2. Hola Miquel, te he visto el La Sexta, y me ha encantado tu historia! enhorabuena..

    Me gusta

  3. Buena suerte y buen viaje, seguiré tus andanzas.

    Me gusta

  4. Seguirás llevando pasajeros silenciosos y oídos atentos a tus pasos. Vamos de paquete en la incómoda y acogedora abuela.

    Me gusta

  5. Pingback: Los mejores libros de motos - Donkey Motorbikes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: