La BMW GS 1200 del 2013 frente a su antecesora


viniendo cementerio 2

Las motos son algo más que máquinas. Al menos, cuando se las usa. Recién salidas de una cadena de montaje o expuestas en un concesionario, tal vez solo sean un conglomerado funcional de piezas móviles que quemando combustible consiguen desplazarse a cierta velocidad. Materia fría y algo de pintura. Un objeto de consumo mejor o peor terminado, más o menos atractivo a los ojos. Pero una vez que se han desplazado unos cuantos miles de kilómetros bajo los mandos de un piloto, amalgaman su propia personalidad, íntimamente imbricada con la de su conductor. Por eso yo a todas mis motos siempre les pongo un nombre; nombre que les acompañará hasta el final de sus días.

Victoria es una BMW GS 1200 del 2013, popularmente llamada “de agua” porque por primera vez un motor bóxer desarrollado por la casa bávara usa refrigeración líquida. El modelo del 2013 ha supuesto una revolución tecnológica en la marca y un golpe de autoridad en el mercado, pero Victoria, “mi Victoria”, ha hecho historia. Ha sido la primera de su serie en circular en manos privadas en España y tras rodarla en la piel de toro, ha llegado a Samarcanda, en Uzbekistán, para después regresar en un viaje de más de 25.000 kilómetros. Probablemente, a día de hoy será la primera de su serie con tantos kilómetros realizados, especialmente en las durísimas condiciones de Asia Central. O sea, ha soportado el más exigente test que se puede realizar a una moto recién salida de la cadena de producción. Por eso ya tiene personalidad.

Personalidad y nombre de barco. La bauticé como a la Nao de Elcano, quien fuera el primero en completar la vuelta al mundo en 1523. Lo hice porque recién había terminado yo la mía, la que llamé Ruta de Exploradores Olvidados, en la que usé otra BMW; en ese caso fue una GS 1200 del 2010, el modelo de la edición limitada 30ª Aniversario. A esa preciosidad blanca y roja la bauticé Atrevida, como a una de las corbetas de la Expedición Malaspina que en el siglo XVIII recorrió todas las posesiones que la Corona Española tenía dispersas por el Atlántico y el Pacífico. Tras hacer 55.000 kilómetros sin sufrir un solo fallo y completar la circunvalación del planeta Tierra por alguno de los peores caminos, Atrevida es, sin lugar a dudas, una moto de fortísima personalidad. Una moto invendible que a día de hoy es mi preferida a pesar del amor algo adultero que he desarrollado por Victoria en estos meses, a la que veo más como una amante algo alocada y divertida.

atrevida fin del mundo

Pero esta preferencia no se basa solo en las experiencias emocionales vividas con una y otra, sino también en las características técnicas objetivas de ambas motos. Creo que estoy en disposición de comparar la nueva GS 1200 del 2013 con el modelo anterior. Y me limito a estas dos porque el amor al hierro no lo ciega todo. De ser así, mi moto favorita sería La Princesa, aquella R80 G/S del año 92 con la que crucé África para escribir Un millón de piedras. Esa moto que aún conservo y permanece expuesta en el local de Sietemotos en Tres Cantos marcó un antes y un después en mi vida. Tras aquel viaje y publicar el libro, todo ha cambiado para mí. Sin ella yo no sería el aventurero profesional que soy hoy, ni embajador de BMW Motorrad, ni conocido autor de relatos de viajes, ni colaborador de TVE. Pero a pesar del apego emocional que tengo a esa moto, no se me pasa por la cabeza usar ese pesado hierro para mis viajes actuales, ni tampoco para el uso diario, porque ni corre ni frena. Es romántica, es una vieja novia de juventud, se le tiene mucho cariño, pero el mercado ofrece hoy máquinas de comportamiento dinámico muy superior a un diseño de los años ochenta.

9788492979158 - Cubierta - RGB 300

Máquinas como la BMW 1200 GS, en sus distintas versiones desde el 2004 hasta el 2013. Antes de compararlas y decir cuál prefiero y por qué, aclararé la razón de que yo haya elegido esta moto para mis aventuras. Desde luego no ha sido porque BMW Motorrad España me nombrara embajador de la marca. Eso sucedió mucho después de que yo usara BMW GS 1200. A mí nadie me señaló con el dedo desde un despacho en la Avenida de Burgos ni tengo ningún pariente en la filial española. Empecé a viajar por mi cuenta, pagándome yo hasta el último tornillo de mis motos y las prendas de mi equipación. Por eso mi primera GS 1200 fue de segunda mano y mi uniforme una mezcla de prendas de outlet sin que nada combinase entre sí.

dirty man

Desde entonces, siempre GS 1200. Muchos dicen que no es la moto ideal para estas aventuras y lo curioso es que quien dice eso normalmente jamás ha intentado una aventura semejante y los que sí lo hemos hecho, optamos en gran número por esa moto. ¿Por qué? Fiabilidad lo primero. Por supuesto que leyendo los foros donde se escriben las malas experiencias, dan ganas de no comprarse no la GS 1200, sino ninguna moto. Yo, en cambio, no he tenido problemas con ninguna. Nunca me he quedado tirado con una 1200. Y viajo metido en una pecera de cristal, de modo que no puedo engañar a nadie. Lo segundo es capacidad de carga y versatilidad. Claro que una 1200 no es para hacer motocross ni enduro. Pero es que en un viaje así no se trata de hacer un rally Dakar, sino de ser capaz de recorrer todos los terrenos y a veces en el mismo día. Pongamos por ejemplo mi paso por Eslovenia durante la Ruta Embajada a Samarcanda. Salí de Italia por autopista, hice 400 kilómetros, una vez en Eslovenia hice 200 más por carreteras de montaña y al final unos 20 por pistas para encontrar el sitio donde acampar a mi aire. Y todo lo hice de modo confortable y seguro para al día siguiente repetir. Eso es el concepto GS. El viaje total no el viaje salvaje.

Pero volvamos a aquella primera GS del 2005. La compré en 2008 con maletas de plástico y llantas de aleación. Con ella y una chupa de cuero me largué a Samarcanda sin contárselo a nadie ni tener apenas experiencia aventurera, crucé toda Asia Central y acabé en Jerusalén tras recorrer Oriente Medio. Ahora saco el libro de semejante viaje con el título de La emoción del nómada. Creo que será un texto sorprendente para muchos que me conocen como un personaje duro y algo chulo a través de Facebook y mis vídeos de Youtube, pues el relato está lleno de las confesiones emocionales de un aventurero inepto e impresionable. Un tipo inocente muy distinto al Miquel Silvestre de hoy, mucho más joven y menos asertivo y tajante. Exploraba el mundo y me exploraba a mí mismo. Lo presentaré en el evento BMW Riders del 2013 pero si te interesa puedes reservarlo ya en miquelsilvestre@camisetaslugo.com

La emoción del nómada - Cubierta

Desde el punto de vista técnico, aquella moto, a la que llamé simplemente La Gorda por lo enorme que me parecía, se portó fabulosamente sin ninguna preparación especial. No tuvo una sola avería a pesar de que me habían advertido de que tendría problemas con la antena anular, la bomba de la gasolina o el rodamiento trasero. Pero nada. La moto funcionó como un reloj y todavía la conservo. Cuando la conduzco hoy me sorprende todavía que bajara a los infiernos y regresara sin que ello se le note en nada. Los únicos peros que podría ponerle fueron las maletas de plástico vario y el amortiguador trasero de serie. Funcionaron y no se rompieron, pero comprendí que no eran lo ideal para el tipo de viaje que realicé. Las vario aleteaban al final del recorrido y en caso de accidente se habrían desguazado en mil pedazos. En cuanto al amortiguador trasero, hizo tope muchísimas veces en aquellas pistas horribles de Kazajistán circulando cargado con mucho peso.

Sin embargo, las maletas vario demostraron ser perfectas para el viaje por Europa que hice en una GS del 2007 para escribir Europa Lowcost. En ese libro yo describía un sistema que había inventado para poder recorrer Europa entera sin tener vacaciones. Yo cogía la moto en Barcelona y la llevaba a Zurich en un fin de semana. El domingo por la tarde la aparcaba en el aeropuerto, cogía un vuelo a Barcelona, trabajaba durante la semana y el viernes volaba a recoger la moto. Hasta el domingo realizaba el tramo Zurich-Viena, y allí repetía la operación. Durante cuatro meses, de junio a septiembre, recorrí más de 14.000 kilómetros por toda Europa y los Balcanes y pude llegar hasta Túnez. Las vario expandibles eran perfectas para guardar el uniforme motorista y el casco y la amortiguación de serie se mostró más que capaz para absorber las suaves irregularidades de los caminos europeos.

cubierta Europa Low Cost - Miquel Silvestre 2

Para mis siguientes aventuras más salvajes por Irán, Irak y la orilla sur del Mediterráneo aprendí la lección de Asia Central y cambié las maletas de plástico por las de aluminio y sustituí los amortiguadores de serie por unos TFX. Convertí mi Gorda en una máquina de guerra. El giro fue radical. Por supuesto se puede hacer un viaje en vespino al fin del mundo llevando la ropa en bolsas del súper, pero irás más cómodo y sobre todo seguro cuanto mejor sea tu material. En un viaje de estas características, tu moto es tu casa y no es lo mismo que las paredes sean de bambú que de ladrillo.

me at irak iran border 2

Por eso cuando comencé la vuelta al mundo Ruta Exploradores Olvidados intenté contar con el mejor equipo porque el reto iba a ser muy exigente. Dejé definitivamente mi trabajo, vendí un coche y la GS roja y con el dinero obtenido compré a Atrevida. BMW Motorrad no me regaló ni me cedió la moto aunque sí me entregó un traje rally 3 y un casco, y también accedió a rebajar su margen comercial en la GS 1200 30ª aniversario para que yo pudiera afrontar el desafío con una moto nueva y con garantía universal. Garantía que no perdí porque conseguí hacer las revisiones cada 10.000 kilómetros en servicio oficial: Nairobi, Kuala Lumpur, Vancouver, Calgary, Nueva York y Madrid. Sustituí los amortiguadores de serie y puse TFX, la armé de defensas y maletas SW Motech Trax. Y si bien las defensas se han mostrado muy sólidas, no puedo decir lo mismo de las maletas. Según mi experiencia, las Trax son equiparables a las vario para viajes “suaves”, dan una imagen más aventurera, tienen como ventaja su precio más económico, pero sus anclajes son demasiado endebles. Durante la vuelta al mundo tuve que soldarlos varias veces. Cierto que sufrí caídas en parado, pero al ir anclados en la placa de matrícula y no ser una barra que una los dos anclajes como en el caso de las originales de BMW (fabricadas por Touratech), el conjunto “baila” y al cabo de un uso realmente duro acaba cediendo.

miquel luchando barro 2

Victoria ha sido cedida por seis meses por BMW Motorrad España (es la primera moto que no es mía) y ha ido equipada con defensas BMW y maletas y bolsa de depósito Touratech. Ese material ha respondido de forma impecable, lo mismo que la motocicleta. Me ha sorprendido su dureza. Habéis visto la moto por los suelos muchas veces y las maletas parecen estar nuevas. Lo mismo que la bolsa. Por donde las bolsas suelen fallar es por la cremallera. Yo llevo ahí las cámaras de fotos y vídeo y son decenas de veces las que la abro al día. Es un uso incesante y no cuidadoso. Se tira de la cremallera con guantes, en un ambiente polvoriento, uno suele tener prisa y si se engancha forcejea. He roto todas mis bolsas de depósito por el mismo sitio. Por la cremallera, que deja de cerrar. Pero la mía del viaje a Samarcanda está inmaculada. Ahora puedo afirmar con conocimiento de causa que los accesorios de Touratech son de una calidad superior a sus competidores aunque también suelen ser más caros.

moto pista infinita

Mucha gente me pregunta ahora qué opino de la moto nueva. Qué opino sinceramente. Pues sinceramente opino que tras recorrer 25.000 kilómetros con Victoria, me he hecho totalmente a ella y a ella la he hecho a mí. Conozco la moto, sus virtudes y defectos, y la verdad es que me gusta mucho. Va como un tiro y es muy fina y manejable. Mencionar que el modo Enduro Pro hace que uno se piense Marc Coma en cuanto llega la arena o las piedras y, sobre todo, la amortiguación de serie ESA en su tarado más duro no me ha hecho tope ni una sola vez. Y lo único que se aflojó con el incesante traqueteo fue un retrovisor y porque yo lo había manipulado previamente para subir el manillar en vista del endureo que me esperaba.

Los ingenieros de BMW han hecho bien su trabajo. El motor no vibra, responde inmediatamente y parece que no se agoten nunca los caballos. Quizá se le puede objetar que tiene demasiada potencia. Entiéndase siempre que hablo como aventurero y no como el usuario estándar de la moto, pero para mí le sobran caballos. Esto no es nunca un defecto para la mayoría de los motoristas, pero para lo que yo hago puede suponer un inconveniente. Los terrenos por los que circulo están llenos de baches, agujeros, piedras, vacas, perros, cabras y niños. Uno necesita anticiparse a los obstáculos, y eso no es fácil cuando la moto va demasiado deprisa. Y esta moto va demasiado deprisa.  Con el modelo anterior, a punta de gas en quinta o sexta,  la velocidad oscila entre 70 y 80 kilómetros por hora. Eso permite “leer” el terreno y anticiparse a los obstáculos. La nueva GS 1200 se pone a 100 y a esa velocidad ya no se “lee” la carretera; cuando has visto el bache ya estás sobre él.

roderas piedra 2

Otro “defecto” que he encontrado en este modelo es la dificultad de engranar punto muerto, que no entraba ni a la de tres, lo que llega a desesperar cuando estás todo el día en moto y tienes que parar decenas de veces a hacer fotos. Aunque he de reconocer que según he ido domando el cambio, el defecto se atenúa. Ahora con 25.000 kilómetros y cuatro revisiones, el punto muerto entra con mucha más facilidad. Tampoco me ha gustado un pequeño detalle que para otros es una ventaja: la moto es más larga entre ejes que su predecesora. Esto otorga más aplomo en carretera a altas velocidades. La nueva GS es como un tren mejor que el Alvia, y no se mueve en autopista, pero de nuevo a mí me parece redundante. La anterior GS era ya suficientemente aplomada en recta y ¿para qué diablos quiere un conductor medio mayor estabilidad en altas velocidades si no es seguro ni razonable (y mucho menos legal) volar a más de 180 kilómetros por hora? De nuevo yo soy un conductor atípico: mi velocidad de crucero no pasa de 120 y no es por respetar los límites legales sino porque me gusta mirar el paisaje y también me gusta pensar en otra cosa que no sea el pilotaje. Ahora bien, si eres de los que buscas una auténtica racing con comodidad (y aptitudes) de auténtica trail, la nueva GS es tu moto.

¿Cuál es el inconveniente de esa mayor distancia entre ejes? Los giros en redondo. Cuestan más que con el modelo anterior. El espacio necesario para dar una vuelta de 180 grados es mayor que antes. De nuevo, vuelvo a hablar de mis necesidades. Los usuarios estándar no necesitan dar giros en redondo cada dos por tres. Yo sí. Al viajar solo, mi modo habitual de filmar y fotografiar consiste en colocar un trípode con la cámara y hacer varias pasadas para tomar video y fotos y luego recoger el equipo. Eso me exige realizar cinco o seis giros en redondo por cada secuencia. Normalmente además estas tomas las hago en lugares complicados, pistas, senderos, pedregales, localizaciones atractivas visualmente para las imágenes pero realmente complicadas para dar media vuelta. Por eso en este viaje se ha visto tantas veces la moto en el suelo. No es que me accidente, es que al girar en un espacio muy cerrado, y acostumbrado a mi anterior moto, que manejaba como un lápiz, esta bicharraco se me cae.

moto horizonte infinito

Y entonces regresé a España y recogí a Atrevida para usarla en la boda de mis amigos Victor e Irene. La novia quería que la llevara hasta el lugar de la ceremonia a lomos de una moto que ha dado la vuelta al mundo y quise darle la sorpresa de ser yo quien condujera la carroza de dos ruedas. Así que la retiré de la exposición del concesionario BMW Madrid, me subí en ella, apreté el botón de contacto, rugió el motor con su doble árbol de levas y todo el armatoste vibró. Engrané primera con su característico “clonck”, desembragué, aceleré y me sentí en mi casa. En mi verdadera casa. Todo estaba en su sitio y la moto circulaba suavemente entre los coches. Salí a la carretera abierta y su motor de 105 caballos empujó con fuerza suficiente pero sin excesos. Me resultaba muy manejable, capaz y cómoda. Una moto inmensa pero sensata. Entonces recordé lo que pensé cuando me enteré de que iban a sacar la de “agua”. ¿Para qué, si esta moto es perfecta?

atrevida pistarron

Pues eso es lo que pienso sinceramente. El mercado demanda ahora motos “Mad Max”, motos como la nueva GS 1200 del 2013, un bicharraco electrónico potentísimo que ha hecho viejas de golpe a todas sus competidoras, como la Triumph o la Superteneré, que ahora son buenas copias de la antigua GS 1200 pero que están a años luz de la nueva GS, que es como un platillo volante. Y como no hace falta que yo haga más publicidad añadida a la moto porque con mi viaje ha demostrado fiabilidad pero es que además, comercialmente es un best seller (no hay unidades disponibles para abastecer el mercado), puedo decir lo que pienso. Para mí es un desfase de motocicleta que chorrea caballos y tecnología punta como el ESA o el ASC o el NPIEB (ni puta idea de cómo funciona este botón ni para qué sirve).  me sobra moto por todos lados. Y como a mí, al 90% de los motorista del planeta.

Es difícil dar consejos que sirvan a todo el mundo, por eso creo que hay que distinguir entre quien esté pensando en comprarse una GS 1200 porque nunca haya tenido una o quien ya sea dueño de una GS 1100, 1150 o 1200. Para los que nunca la hayan tenido, creo que puede ser muy interesante comprar una de las antiguas de segunda mano a buen precio. A quienes opten ahora por hacerse con las GS de año anteriores (las mejores, a mí juicio, las del 2010 en adelante) no les va a faltar moto, ni potencia, ni velocidad, ni estabilidad. Como única sugerencia si van a hacer algo un poco más extremo que ir por carretera, cambiar la suspensión. TFX, por ejemplo, es un buen fabricante a unos precios muy inferiores a otros más conocidos. En cambio, a los que ya hayan tenido una GS, la recomendación es diferente. Si teniendo una 1150 o una 1200 creen que por kilómetros o experiencia ha llegado el momento de cambiar una moto que ya es perfecta, pues entonces no les quedará más remedio que subirse en el pluscuamperfecto platillo volante recién venido de Berlín.

Bienvenidos entonces al surrealismo en moto, porque la nueva GS parece proceder de otro planeta.

 

chicas kazajas 5

Anuncios
Categorías: Uncategorized | 11 comentarios

Navegador de artículos

11 pensamientos en “La BMW GS 1200 del 2013 frente a su antecesora

  1. Desde mi punto de vista, se agradecen estas reflexiones en voz alta. Y como soy de los que te han solicitado una recomendación entre las diferentes cilindradas: 1150, 1200 (hasta 2010) o la nueva 1200 (2013). He de decir que bien me recomendaste una 1200 de las fabricadas hasta 2010, que además me ahorraría una pasta importante y que iba a tener moto para aburrir. Decirte que me he inclinado por una 1150 que en breve iré a recoger a Madrid, bien cuidada y economicamente todavía más atracativa ;-).

    Gracias Miquel.

    Me gusta

  2. .
    Excelente artículo de opinión…

    … *”pero para mí le sobran caballos”* (NO me esperaría jamás esa opinión de nadie)

    – LULO –

    Me gusta

  3. Pingback: Miquel Silvestre compara la GS 1200 de 2013 frente a su antecesora

  4. Yo tuve la del 2007 y ahora tengo la del 2013, de las cosas que menos me gustan es el embrague, no hay manera de poner punto muerto. Según si la moto está fría o no el punto de la maneta en que desembraga varia una exageración, es como si la maneta se desajustara sola, es de locura. Efectivamente le sobran bastantes caballos que no son necesarios. El diseño del asiento delantero deja mucho que desear respecto al anterior, bastante mas incomodo. Efectivamente como dice Miquel cuesta bastante mas maniobrar con ella en espacios reducidos, yo lo noto mucho. La posición del manillar era mejor en la antigua aunque este puedas bajarlo. El nuevo mando de intermitencia me parece un insulto por parte de BMW a la gente que ama tanto esta moto. Los retrovisores no me gustan ya que han buscado mas el diseño que la eficacia y para mi es mas importante ampliar el campo visual que me dan los retrovisores. El calor que desprende la moto te puede hacer que la parte interior de las piernas te chorreen de sudor, eso no pasaba con la otra. En fin, estas son algunas de las cosas que no me gustan, lo bueno ya lo cuenta Miquel. Gracias por tus artículos Miquel.

    Me gusta

  5. Gracias por escribir y compartir. Acabo de leer en el El Pais Archivo: “Praga, mi madre y mi moto” y me gustaría agradecerte las risas que me he echado. No sólo por tu manera de relatar el viaje con tu madre y tu moto, también por haberme sentido identificado: “Es un panzer”. Hace relativamente poco volvía de un viaje a Marruecos con mi madre, que también es un panzer, con 42 de fiebre por haber comido lo mismo que ella, aunque ella andaba tan fresca. Y si no ando vivo, vuelvo hasta casado.
    Suerte y Luz,
    Yeti mbike

    Me gusta

  6. Hola Miquel, desde hace meses que llevo siguiendo un poco tu trayectoria, he visto videos tuyos y hoy me registrado para seguir este blog ya que ni poseo facebook ni nada de ese tipo.

    Como se por lo que he visto en tus videos de youtube, sueles usar neumaticos Metzeler, podrias hacer alguna comparativa entre los modelso que mas as usado tipo tourance o karoo y comentarlo para que tipo de uso los darias?

    Ami me gustan mucho los Karoo pero quizas no sean nada indicados para carretera, y como se que tu los has usado nos podrias dar algunos consejos. Sobre los Tourance se de muchos que no les gustan los next y a otros si, pero ya que tu los has probado bajo muy diversas situaciones quizas puedas abrir los ojos a mas de uno con tus comentarios y valoraciones.

    Muchas Gracias Miquel, sigue asi, lo mejor de todo es que se te ve disfrutando encima de una moto , y si es sobre la GS ya veo que disfrutas el doble.

    Un saludo y gracias.

    Me gusta

  7. Pingback: Anónimo

  8. Excelente Miguel. Tienes toda mi admiracion. Espero que estes disfrutando de Colombia. En especial de Cartagena. Hay un bar donde se filmo una pelicula con Marlon Brando que se llama la quemada. No es muy buena la pelicula pero Marlon Brando iba mucho a ese bar. Se siente uno en el siglo de los piratas.

    Me gusta

  9. Hola Miguel. Qué interesante relato!! Te felicito!!! Eres un poco el sueño de todo motociclista. Buscaré tus libros en Buenos Aires.
    Saludos desde Argentina.
    César Espona

    Me gusta

  10. Acabo de adquirir una del 2010 con todos los extras y 30.000 Kms. He tenido varias motos pero ésta es sin duda la mejor que he tenido, y esto me hace sentir como un niño de 58 años con zapatos nuevos. Si piensas hacer un viaje “sencillito” cuenta conmigo. Un abrazo Miguel

    Juanjo Burgalés ( Vilanova i la Geltrú – Barcelona )

    Me gusta

  11. Oscar

    Muchas gracias Miguel por este pedazo de artículo que me ha dejado boquiabierto, no esperan respuesta tuya y menos tan rápido, te lo agradezco y decirte que aquí tienes un nuevo seguidor más y admirador, Un saludo ✌️✌️

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: