El robo de mis botas


botas campamento georgia

Soy un poco bocazas. Tuve la ocurrencia de confesar en mi grupo de amigos de Facebook el engorroso incidente del robo de mis botas BMW durante la edición de Pingüinos 2013 y se lió gorda. Cada vez que hago una foto en la que aparecen mis botas comienza la rechifla entre los que lo vivieron y leyeron para sonrojo mío. Y aunque debería avergonzarme, para evitar que corran bulos entre aquellos que no lo leyeron, he decidido ser yo mismo quien rescate la historia. He ahí pues la crónica del robo de las botas de Miquel Silvestre en Pingüinos 2013.

“Me desperté con una resaca descomunal. El generador de electricidad rugía a pocos metros y taladraba mi cabeza. Abrí la tienda de campaña y miré al exterior. La neblina se esparcía por el campo de batalla. Saqué la mano y busqué mis botas. No estaban donde las había dejado, justo debajo del techo. ¡Coño, me las han robado! Mis carísimas botas BMW Santiago. Seguro que de madrugada se han acercado unos chorizos y han dejado al Big Monkey sin calzado.”

“Me puse los pantalones y salí al exterior pisando el suelo mojado con los calcetines. Vislumbré al grupo de madrugadores en torno a los rescoldos de la hoguera. Me acerqué descalzo y les dije: “unos hijos de puta me han robado las botas” Todos me miraron con sorpresa. El Alquimista Perez Paniagua me ofreció su segundo par y Javi Antunez sugirió que tal vez no hubiese buscado bien. Yo farfullé alguna incoherencia y pensé “qué sabrán estos, me han robado las botas y punto”.

“Regresé a la tienda a ponerme unas zapatillas y entonces me di cuenta de que la puerta de la tienda estaba cerrada. Entonces pensé “si acabo de salir, cómo puede ser que esté la puerta cerrada y el saco apoyado”. Recordé también como entre brumas lo que comentó Isimac Piedras Doradas cuando me ayudó a montar el campamento. “Oye, esta tienda tiene dos puertas”. Me dirigí entonces a la puerta cerrada, la abrí y descubrí un magnifico par de botas BMW que el maldito ladrón había devuelto para hacerme pensar que soy tan gilipollas de no recordar por qué lado había entrado en mi propia tienda”

Anuncios
Categorías: Uncategorized | 9 comentarios

Navegador de artículos

9 pensamientos en “El robo de mis botas

  1. no sé cuántas veces lo he leído ya.. pero me sigo mondando de risa cada vez que lo leo
    jaajjajajajajaja

    Me gusta

  2. Que buena historia Estimado, Saludos desde Santiago de Chile.

    Me gusta

  3. por eso deje de tomar de argentina un gran saludo

    Me gusta

  4. Jajajaja. Esa imagen tuya no se me olvidará en la vida, jajajajaja.!!!!!

    Me gusta

  5. jajajajaaa!!!!

    Me gusta

  6. Jajajajaaaaaa, buenísima anécdota, mejor que fuese así. Gracias por explicarlo.

    Me gusta

  7. Jajajajaj, para que demonios tiene dos puertas una tienda , que bueno coño.

    Me gusta

  8. Que makina jajajaja

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: