Multa Turca y surrealismo burocrático


moto acantilado metzeler

Victoria frente a los acantilados

La policía de tráfico turca me detiene por exceso de velocidad. Iba a 109 por hora y el límite son 99. Y a pesar de que son amables no hay modo de evitar que me sancionen. Dicen que son 166 liras y que si pago pronto tendré descuento. De acuerdo, pienso, voy a pagar. Pero no aceptan el pago. He de ir al banco. ¿A qué banco? Misterio. Imposible comunicarse. Es una complicación importante porque tengo que regresar a Turquía en julio y cruzar de nuevo el país para regresar a Europa. ¿Qué puede pasar si no pago? ¿Tendrán cruzados los datos con aduanas? ¿Y si me vuelve a parar la policía? ¿Será grave el ilicito administrativo? Todos hemos visto El Expreso de Medianoche. Las leyes turcas pueden ser mucho menos simpáticas que los turcos.

pan 2

Pan recién hecho

Me detengo en el último pueblo grande antes de la frontera. Lo intento en un banco. Son muy amables pero dicen que “problem” y me mandan a otro lugar sin más especificaciones. Desorientado, voy a otro banco. Las chicas no saben que hacer con la denuncia salvo decir “problema”. Eso sí, después de haberla examinado por delante y por detrás como si debiera llevar escrito algún secreto inconfesable con tinta invisible. Al final, escriben el nombre del banco correcto. Salgo a la calle y al primer curioso que veo rondando la moto, le enseño el papel. La sucursal está a doscientos metros más allá. Voy caminando bajo una débil pero molesta lluvia. El cielo está encapotado aunque sopla un viento del oeste que va abriendo claros, pero todavía no han llegado donde yo estoy.

Entro en el banco, voy a la ventanilla y vuelvo a enseñar el papel. “Problem”, dicen. Se hace un corro. Todos leen la multa por riguroso turno y menean la cabeza en sentido negativo. “Problem”. El guardia me hace señas para que le siga. Obedezco y me lleva a otro edificio. Parece un banco sin clientes. El primer piso está completamente vacío salvo por una mujer sentada sin nada que hacer. Indica que suba un piso más. En el segundo hay cuatro tipos sentados en una sala de espera pero ninguno parece esperar nada más que la llegada de la noche o de la próxima estación o el retorno de Mustafa Kemal Attaturk.

sandias 2

Sandías

Hay unas ventanilla. Me dirijo a la que tengo más cercana con mi denuncia en ristre. Cuando el tipo la ve se queda compungido. Realmente compungido. Casi me da pena. Menea la cabeza y musita “system problem”. Yo estoy ya harto de dar tumbos, asfixiado de calor con mi pesada vestimenta de motorista y ya preocupado por no poder pagar la maldita multa. Es como intentar entrar en el castillo de Kafka; muchas puertas y ninguna sirve. Protesto airadamente y el tipo casi se pone a llorar. Mira la multa con la expresión más triste que haya visto nunca. Es como si fuera la carta de despedida de su amada. Aparece un tío mayor y gordo. Supongo que es el jefe de este fanstasmal negociado. Coge el papel y lo examina como si fuera un arcano que jamás hubiera visto. “Joder, es una puñetera y vulgar multa”, pienso yo. Repite la cantinela. “System problem”. No doy crédito a lo que oigo y veo. Exijo que redacten un documento en el que digan eso, que “system problem” y que no pueden aceptar el pago del dinero que de vez en cuando yo enarbolo para que se vea bien mi decidida y voluntaria voluntad de pagar. No hay manera.

te y libro

Té y libro

Abandonó preso de ira y estupor el edificio. Entonces lo veo. Un coche de la policía de tráfico. Los abordó con mi papeleta en una mano y el fajo de billetes en la otra.

—¡Quiero pagar! Necesito regresar a Turquía y no quiero tener problemas en aduanas.

Los tipos, pillados por sorpresa, leen con ojos vacuos la denuncia. Es un jodido impreso oficial de lo más normalito, pero parece que sea la primera vez que les cae algo así en las manos. Más parece que sostengan una hoja sagrada caída del cielo que un formulario de su propio departamento.

—Bank—dicen, señalando el banco del que me echaron hace cinco minutos.

—No—niego—, system problem.

—System problem?—repite uno con actitud bovina.

El otro coge el papel y me lo devuelve.

—No problem—dice—. Go to Georgia. No problem. Go!

tomates

¡Tomates!

Y acompaña su surrealista y prevaricadora orden con inequívocos gestos de que me largue y me escaquee por las buenas. O sea, y en resumen, resulta imposible pagar una multa de tráfico en Turquía por culpa del system problem, pero eso, a jucio de la propia policía turca, tampoco supone ningún problema. Al menos para dejar el país. Ya os contaré qué pasa cuando intente regresar en mi camino de vuelta a casa.

Anuncios
Categorías: Uncategorized | 7 comentarios

Navegador de artículos

7 pensamientos en “Multa Turca y surrealismo burocrático

  1. El sistema informático turco es un desastre con pedales. Desde este año deberían estar equiparadas las sanciones con la Unión Europea así como el cuadro de sanciones de tráfico.. pero nada, siguen por libre. Una vez coincidí con un funcionario turco de aduanas que me juró que hacia mas de dos meses que su ordenador no tenia conexión y que en la pantalla solo tenia el solitario, aunque siempre la miraba como si estuviera comprobando algo.

    Me gusta

  2. jajajajajajaja que fuerte , llama a la embajada española en Turquia a ver que te puede suponer esto a la vuelta ,no vaya a ser que…….nos riamos después , saludos maquina y cuídate.

    Me gusta

  3. Me partooo!!! menos mal que no has intentado recurrirla, en vez de pesao serias cansinoooo!!!
    La próxima prueba a decir que no pagas, igual así puedes pagar, adelante campeón

    Me gusta

  4. Pingback: Multa Turca y surrealismo burocrático « cmorenob46

  5. Pues nada, sigue “palante”, que no creo que vayas a tener problemas a la vuelta. Seguro que no pasa nada. En tu defensa siempre tendrás como prueba este blog.
    Buen viaje

    Me gusta

  6. very good, very good, my friend

    Me gusta

  7. Si que es surrealista, coño aqui eso si lo hacemos bien, los guardias llevan un TPV para recaudar a saco

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: