JO, QUÉ TROPA

Cuando me nominaron al Premio Iris de la Academia de Televisión como mejor realizador por mi serie de aventuras para La2 Diario de un Nómada, me acordé inmediatamente de Álvaro Figueroa y Torres, más conocido como el conde de Romanones.  Don Álvaro Figueroa y Torres (Madrid, 1863) no nació conde pero sí muy espabilado. Lo fue todo en la política de la época de la Restauración: ministro, presidente del Senado, del Congreso, del Consejo de Ministros y hasta alcalde de Madrid. El título se lo crearon exprofeso en 1893 para premiar sus servicios a la patria. El conde ha quedado como epítome del cacique astuto que mezclando negocios y asuntos públicos siempre salía ganando. Salvo cuando intentó su acceso a la Real Academia. Se cuenta que visitó a todos los académicos para pedirles el voto y todos se lo prometieron. El día de la votación, no obtuvo ningún sufragio favorable y fue entonces cuando exclamó su frase: “Jo, qué tropa”

Como no conozco académicos de la Academia de Televisión no puedo ir a pedirles el voto y dudo mucho que vayan a ver este vídeo, pero si pudiera pedirles el voto, esto es lo que les diría. A diferencia de don Álvaro, yo no tengo esperanzas en que me lo den porque a mí no me conoce nadie allí y los otros nominados son programones de gran presupuesto como Late Motiv o El Hormiguero. En todo caso, a mí ya me parece la hostia haber sido elegido por un jurado que entiende de televisión como uno de los 6 mejores realizadores del 2021 en España. Creo que los académicos de televisión están un poco locos por esta nominación, así que que creo que yo también puedo decir eso de jo, qué tropa.

Categorías: Uncategorized | 2 comentarios

Preguntas sobre La vuelta al mundo en moto. 3

Entiendo que la tarea de documentación y registro es dura: una jornada de moto y, de postre, anotar lo que no se quiere olvidar. ¿Cómo te apañas?

Es un trabajo que me divierte mucho, pero es un trabajo durísimo. Puede ser extenuante viajar, filmar, fotografiar y escribir. Durante la vuelta al mundo no solo escribía el diario de bitácora sino que editaba vídeos y publicaba reportajes en prensa. Contaba el viaje en directo. Eso llevaba muchas horas de trabajo. El libro está lleno de momentos en los que describo como estoy agotado tras una jornada extrema pero yo me esfuerzo por escribir el diario de lo sucedido metido en una tienda de campaña o sudando en un hotelucho con la moto aparcada fuera llena de barro. Pero la disciplina es fundamental. Hay que ser constante y anotarlo todo, aun lo que pueda parecer irrelevante. Ya habrá tiempo de quitar lo que no sirva. Mi rutina consistía en levantarme pronto por las mañanas y escribir durante dos horas todo lo que había sucedido la víspera. Y entonces salía de viaje.  Cada semana más o menos llegaba a alguna ciudad grande y me quedaba varios días o incluso semanas para terminar tareas y arreglar asuntos burocráticos como visados, permisos de estancia, traslados de la moto… En El Cairo, Addis Abeba, Nairobi, Bombay, Goa, Calcuta, Katmandú, Bangkok, Kuala Lumpur, Yakarta, Manila, Vancouver o Nueva York yo permanecía bastantes días dedicado a conocerlas, vivirlas como un vecino más y sobre todo a escribir. Mi oficina era la mejor del mundo, cambiaba casi cada día de vistas por la ventana. Me apasionaba vivir así. 

Entiendo que los viajeros modernos llevan encima toda una impedimenta informática, tecnológica, que debe facilitar mucho la tarea… pero también puede ser una carga, y convertirte en objetivo de los amigos de lo ajeno. ¿O no?

La tecnología es esencial y democrática. La fotografía digital e internet han revolucionado el relato audiovisual. Hace dos décadas un documental por el mundo exigía llevar cámaras pesadas, lentes, latas de película, varias personas… era caro y aparatoso. Hoy un tío solo con una cámara, un móvil y un ordenador puede hacer un documental con calidad emitible en televisión. Lo que hoy se puede hacer con 10.000 euros de presupuesto en material era inimaginable hace unos años. Eso nos permite competir a muchos que antes no podía, pero también ha hecho que la competencia sea extraordinaria. Todo el mundo hace vídeos de sus viajes y los sube a YouTube esperando vivir de ello. En cualquier caso, tienes que llevar un equipo y cuidar de él, pero en cuanto a que eso suponga ser objetivo de ladrones… no podría decir eso, yo no he tenido ese problema en mi vuelta al mundo, la gente pobre es bastante más honrada de lo que pensamos si solo vemos la televisión. El mundo no está lleno de bandidos, sino de gente decente. Y cuanto más pequeñas, sencillas y rurales son las comunidades, con más firmeza cumplen con sus códigos morales. 

El libro ha sido editado por tu productora. ¿No te fías de las editoriales tradicionales?

Esto merece un comentario aparte y me parece una pregunta muy interesante para esta web porque pone el dedo en la llaga sobre la relación de los autores con las editoriales. Primero me gustaría aclarar que Silver Rider Prodaktions es desde su fundación como empresa una productora audiovisual y una editorial. Desde el principio nació como instrumento de la producción de mis documentales y publicación de mis libros. Los primeros que publicó fueron los títulos que habían sacado antes otras editoriales como Barataria y Comanegra, porque yo quería recuperar los derechos de libros míos que se vendían bien, como Un millón de piedras, pero cuyos beneficios no veía. A un autor se le paga el 10 o 12% del precio del libro, sin contar el IVA. O sea, que de un libro de 20 euros se lleva 1,8 euros. Pero si el autor tiene lectores y modo de hacerles llegar sus libros directamente, es mucho más rentable publicar tus propios libros. Así que empecé con Un millón de piedras, La emoción del nómada, La fuga del náufrago y Europa Lowcost, estos dos títulos los refundí en uno solo llamado Europa Nómada. Silver Rider trabaja con una distribuidora, Mapiberia, que lleva los libros a librerías, pero el grueso de la factuación son los que yo vendo directamente a través de mi web y envío dedicados. Recibir el libro dedicado directamente del autor se ha valorado mucho por los lectores. Publicitados a través de mis redes sociales, eso catapultó la venta. He llegado a muchísimos no lectores que han empezado a leer mis libros y a darse cuenta de que no hay malos lectores sino libros inadecuados. De modo que cuando tuve listo La vuelta al mundo en moto, que es para mí el título más ambicioso, extenso, quizá el mejor que jamás haya escrito, valoré publicarlo con una editorial o hacerlo con Silver Rider. Había publicado dos libros ya con Plaza & Janes, no por dinero sino por el hecho de la respetabilidad y distribución que da una gran editorialpero las diferencias de criterio, los incumplimientos de los plazos, la falta de autonomía en suma, me decantaron por dárselo también a Silver Rider. Me planteé también una coedición con alguna editorial de viajes reconocida, para compartir gastos pero gozar de mejor distribución, pero al final pensé que cuantos menos socios mejor. Creo que Internet ha cambiado el panorama y que los escritores que tengan lectores deben ser completamente dueños de sus derechos para ver el fruto de su trabajo y no ser el último eslabón de la cadena. Siempre será mejor ser cabeza de ratón que cola de león. 

Categorías: Uncategorized | 3 comentarios

Preguntas sobre La vuelta al mundo en moto. 2

De todas las historias que se recogen en el libro La Vuelta al mundo en moto ¿cuál es la que más te ha impresionado?

Probablemente las de Filipinas. Primero por la absurda e innecesaria muerte de Magallanes allí. Ya había hecho lo más difícil, encontrar el paso del Atlántico al Pacífico. Había perdido ya los barcos, los hombres, había sofocado motines… el triunfo era suyo y solo tenía que dejarse llevar por los vientos favorables del Pacífico, pero se mete en una batalla intrascendente en Filipinas y allí lo matan los indígenas cuando no tenía ninguna necesidad. Es un ejemplo de lo venturoso de la existencia e incluso de su injusticia. Magallanes merecía mejor suerte. Por otro lado, el esfuerzo denodado de un aventurero tardío como Miguel López de Legazpi, que siendo funcionario real de vida acomodada en México, se embarca ya viejo en la colonización de Filipinas. Lo hace todo bien, salvo morirse arruinado cuando ya ha fundado Manila sin conocer que Felipe II le ha nombrado gobernador vitalicio con jugosa renta. Pero sobre todo, lo que me conmovió allí fue ver el desastre social y político de una tierra bendecida por la naturaleza tras el paso de los estadounidenses, que permitieron que sea uno de los países más pobres de Asia y además destruyeron nuestro legado cultural. 

¿Y la peripecia que más te ha sorprendido?

Lo que más me sorprende siempre al viajar por el mundo es la bondad de la mayoría de la gente. La humanidad es decente de forma abrumadora. Y aunque he visto este fenómeno muchas veces, nunca deja de sorprenderme y emocionarme. 

¿Qué aporta, y que te quita, recorrer el mundo en moto respecto a lo que te supondría hacerlo en coche, o en bus?

Empezaremos por lo que quita. Quita respetabilidad. De primeras, el lector no motorista, que es la mayoría, puede estar tentado de pensar que un libro de un viaje en moto será un texto dirigido a esa subcultura de la motocicleta y no elegirlo en el estante. Es comprensible, necesitamos criterios de selección previos ante el enorme caudal de libros que se publican. Pero podría ser un error. Cuando yo leía Ébano me preguntaba si Kapucinski hubiera viajado en moto, sería mejor o peor libro. Tal vez no sería mejor, pero desde luego no sería peor. Quiero decir que los libros son buenos o malos independientemente de cual sea el modo de transporte que elija el escritor. Mis libros no son para moteros, sino para lectores. Afortunadamente, haber hecho televisión y que mucha gente me haya visto contar historias en documentales ha permitido romper bastantes de estos prejuicios. Pero ahora contaré lo que aporta la motocicleta a un escritor: Libertad, cercanía y emoción. La libertad de moverme cuando quiero y como quiero. Si viajas en autobús o tren estás constreñido a obedecer sus rutas y horarios. Sales cuando sale el autobús y no puedes pararte en mitad del camino porque te ha gustado aquel castillo que se ve a lo lejos o el pueblo por el que estás pasando. Yo soy libre de ir y venir, si un sitio me gusta, me quedo, si un sitio no me gusta, me voy. La cercanía es lo que me diferencia de quien viaja en su propio coche. Yo he viajado en 4×4 y me gusta, puedes cargar muchas cosas y planificar rutas extremas con libertad, pero siempre vas encerrado en una caja. Sobre una moto eres parte del paisaje, sientes la naturaleza, disfrutas la belleza de los paraísos y sufres el infierno de las ciudades o el mal tiempo. Y la gente, la gente se acerca, te toca, te habla. Sobre una moto la curiosidad de la gente sencilla es continua. Quieren saber. Quieren que les hagan fotos con la moto. Y eso facilita mucho el trabajo del escritor. No tienes que convencerles para que te hablen porque son ellos los que se acercan. Y finalmente la emoción. Un viaje en moto con tanta libertad y sometido al vaivén permanente entre experiencias buenas y malas, entre paraísos naturales y estercoleros urbanos, entre los tipos buenos y los policías corruptos, los militares amenazantes, las fronteras herméticas… todo eso vivido en primera persona, sin pausa y en un vehículo tan expuesto hace que el viaje sea un tobogán emocional y que acabes convertido en una persona diferente, y ese proceso de transformación personal es muy interesante para contarlo en un buen libro. 

Eres licenciado en derecho… un señor serio, vaya. ¿Echas de menos esa vida anterior?

Yo no echo de menos nada, tampoco huyo de quien fui. Yo voy sumando capas a mi personalidad según envejezco. Soy un señor serio, un licenciado en derecho, un registrador de la propiedad, un viajero, un escritor, un director de documentales, un marido, un padre…. Soy muchas cosas y acepto todas. 

Viajar a tu aire es una gozada… Tener que grabarlo todo, el trabajo previo y posterior para rodar los documentales, ¿le quita alegría o espontaneidad al viaje?

El viaje es siempre una aventura, y trabajar haciendo documentales de viaje es un sueño, lo mejor que me ha pasado en la vida. Es el mejor trabajo del mundo. Me encanta documentar la vida, filmarla, fotografiarla y escribirla. Lo contrario sería como si le preguntáramos a un escritor, oiga, pensar está muy bien, pero ¿no le parece que le quita espontaneidad ponerse a escribir lo que piensa? No, porque lo que hacemos es precisamente eso, tomamos la realidad, la filtramos a través de nuestra mirada y pensamientos, para crear con todo ello algo diferente. Es el proceso creativo lo que en realidad divierte y apasiona al creador. Yo no puedo simplemente contemplar un ocaso, siento la necesidad de filmarlo, de capturarlo, a mí me divierte enormemente cuando consigo filmar un gran paisaje o una escena real con paisanos de Uzbekistán o Mongolia y que ni siquiera piensen que hay una cámara ahí. 

Categorías: Uncategorized | 1 comentario

Preguntas sobre La vuelta al mundo en moto. 1

Voy a contestar algunas preguntas sobre mi nuevo libro La vuelta al mundo en moto que quizá los lectores de este blog se estén planteando. La primera sería ¿por qué he tardado diez años después de haber realizado el viaje? 

El libro aparece diez años después de realizar el viaje, que se hizo entre 2011 y 2012. Cuando terminé la Ruta Exploradores Olvidados podía haber publicado el blog que estuve llevando poniéndole unas tapas y llevándolo a una editorial. De hecho, Comanegra compró los derechos del libro al comienzo del viaje y me pagó un anticipo por él. Sin embargo, yo les ofrecí en su lugar publicarLa emoción del nómada, sobre mi primer viaje por Asia central. Así protegí al que sabía sería mi libro más ambicioso y extenso. Otros viajeros hicieron lo contrario, en cuanto regresaron publicaron su blog en forma de libro para que los que les siguieron en directo compraran el libro. Me pareció un error. Si los lectores habían leído el blog, ¿qué iban a encontrar diferente en un libro sin madurar? Yo preferí hacer lo contrario. Primero, borré el blog para no dejar ni rastro de aquel viaje. Después amplíe considerablemente la audiencia, si cuando terminé la vuelta al mundo tenía 5.000 amigos en Facebook hoy tengo varios programas de televisión y 110.000 amigos de Facebook. Pero sobre todo, porque mi mejor libro merecía un proceso de maduración. Me parecía que una década de maduración y de observar el mundo cambiar desde que visité cada país era suficiente para que por un lado no perdiese vigencia como aventura contemporánea pero que al mismo tiempo no fuese la foto fija de un momento concreto. Por ejemplo, cuando llegué a Egipto, me encontré un país en descomposición tras la caída del dictador Mubarak y justo antes de las primeras elecciones. Occidente apoyaba al candidato moderado Al Baradei, pero los comicios se celebraron cuando yo ya había dejado el país. Ganaron los islamistas. Los militares dieron un golpe de Estado. Encarcelaron al presidente islamista e implantaron una dictadura militar en la que desaparecen cientos de personas y hay atentados terroristas. Ese proceso había que contarlo en el libro, el lector tiene que saber qué pasó en el país que yo visité antes de que todo se desencadenase. Por eso el libro necesita esperar a ver qué pasa en el mundo antes de darlo por cerrado. Del mismo modo, había que contar qué pasó conmigo después del viaje porque para mí la vuelta al mundo no terminó regresando a España, sino que los efectos de ese viaje han perdurado porque los vídeos amateur de aquella aventura en solitario me permitieron ser director de mi propio programa de televisión. La apuesta que supuso la Ruta Exploradores Olvidados salió bien porque mi objetivo era ese, producir un buen documental. Y esa evolución del viajero inexperto que sale a la aventura a ver qué sale y que una década después ha cumplido sus objetivos y es un hombre casado y con hijos tenía que contarse también. Un buen libro de viajes no es un blog de viajes en tapa dura, debe ser algo madurado y pensado. Aunque también hay que reconocer que es un libro muy oportuno ante el comienzo del fin de la epidemia. Cuando decidí darlo por terminado y publicarlo nadie podía sospechar la epidemia que se nos venía encima, así que no ha sido algo pensado o previsto, pero una vez que nos encontramos en esta situación, creo que es un libro oportuno para alimentar las enormes ganas de viajar y aventura que sentimos. Yo, por lo menos, al releer los capítulos estoy que me como las esquinas por volver a las carreteras más remotas del planeta Tierra. 

La siguiente pregunta sería cómo elegí a los exploradores porque cuando empecé a hablar de ellos y a hacer la lista, nadie en el ámbito de la moto aventura había hablado jamás de seguir las huellas de los exploradores españoles ni sabía quiénes eran esos tipos. Habría que reconocerme al menos eso, que fui absolutamente original en esto de meter un claro contenido histórico en el contexto del viaje en moto y que me salió jodidamente bien. 

Pues lo cierto es que los fui seleccionando por muy diversos motivos, pero hubo una selección geográfica determinante. Un viaje en moto de vuelta al mundo debe perseguir el verano o al menos el mejor tiempo posible por los dos hemisferios para evitar nieves y monzones que imposibiliten la marcha. Uno no sale en moto sin más hacia el Este porque al durar varios meses y viajar lento, le acabará pillando el inverno en el hemisferio norte. De modo que partiendo en septiembre lo primero era ir al sur, a África, y entonces el explorador español estaba claro, tenía que ser Pedro Páez, descubridor del las fuentes del Nilo azul. Luego habría personajes más secundarios como el egiptólogo Eduardo Toda o el capitán de los tercios Domingo Toral y Valdés, que estuvo en Kenia intentando reconquistar Mombasa para los portugueses. A partir de ahí, la Navidad me tenía que pillar en el trópico de India y era el lugar donde está inhumado San Francisco Javier. Antes del tórrido verano tendría que llegar a Filipinas y la lista también estaba clara: Magallanes y Miguel López de Legazpi, fundador de Manila. Y era también imperativo llegar al norte de Canadá y Alaska al comienzo del verano para disponer de varios meses de buen tiempo para explorar esos territorios. En la mayor parte de los casos, elegí primero el territorio y luego a los exploradores que estuvieron allí, salvo en Alaska, porque podría haber ido a otro lugar de América, pero sabía que allí se encontraba la ciudad con nombre español más al norte del planeta, Valdez, y que ese debía ser el punto final de la Ruta Exploradores Olvidados, aunque el viaje físico en moto continuase hasta Nueva York para completar la vuelta al mundo y mandar mi moto a España por barco.

Una tercera pregunta que contestaré hoy es si creo que España siente un especial desprecio por sus héroes. Esto es una creencia muy acendrada en el imaginario colectivo, que somos una nación llena de autoodio, pero como todo lo que está muy aceptado por el main stream o corriente mayoritaria de pensamiento, yo la pongo en duda.

No estoy seguro de que España tenga una mala relación con sus héroes. Para emitir este juicio tendría que conocer primero cómo es la relación de otros países con sus propios héroes para saber si tenemos como nación peor o mejor relación que otros. Lo que está claro es que algunos españoles no sienten afecto por el pasado de la exploración, conquista e Imperio por motivos ideológicos, y que otros españoles sienten afecto por los mismos motivos, aunque de sentido inverso. La ideología está muy presente en nuestra visión del pasado, para un sentido u otro. Pero creo que tantos unos como otros en realidad tienen mucho desconocimiento y opinan sobre sucesos y personajes que en el fondo no conocen. Lo que he tratado en mis libros sobre Sudamérica y ahora en este de la vuelta al mundo es simplemente darlos a conocer a través de una aventura divertida y apasionante. Sin embargo, yo mismo desconocía a todos los exploradores y aventureros que he seguido durante los últimos diez años de mi vida hasta que me puse a documentarme y estudiarlos. Y los desconocía no tanto porque crea que haya habido una mano negra que intentara borrarlos de los planes de estudio, sino porque son muchísimos y los planes de estudio, a fuerza de introducir materias nuevas y restar espacio al esfuerzo memorístico, van orillando temarios que no se consideran relevantes. Y ese vacío es una buena oportunidad para quienes disfrutamos de descubrir esa historia olvidada o poco conocida, primero para nosotros mismos, porque yo hago esto principalmente porque me divierte, y después para contarla a los demás. Y como hay mucho interés en gran parte de la población, pues funciona y gusta. Como ejemplo, que a mi programa Diario de un Nómada en La2 le concedieran en 2020 el importante Premio Zapping como mejor espacio cultural y de divulgación, otorgado por la Asociación de Consumidores Audiovisuales de Cataluña. ¿Una entidad civil catalana premiando un programa que habla de historia española? A algunos eso les puede hacer estallar la cabeza. 

Categorías: Uncategorized | 3 comentarios

Mis nuevas botas

La historia de mis nuevas y molonas botas de moto está contada en el vídeo. Me habéis visto montar con botas de enduro, con botas de safari, con zapatillas de deporte, con botas militares… ahora por fin he encontrado unas botas de moto con las que puedo caminar. La marca da igual, lo que quería contaros en este post es cómo han aparecido en mi camino porque no las elegí yo sino que me las propusieron los chicos de Motónity tras ver un vídeo mío en el que hablaba de mis problemas con el calzado tan incómodo que usamos para montar en moto, porque a mí, ademas de montar en moto, me gusta caminar porque el mundo está lleno de lugares que explorar a pie. Así que en el vídeo os cuento la historia y os copio aquí el mensaje que he recibido de Motonity y que publico íntegramente como agradecimiento por haberme ofrecido lo que necesitaba.

“Sí, Miquel Silvestre, cuando necesites algo de ropa REV’IT! de moto, llama a las tiendas MOTÓNITY, este equipo se pondrá en acción y llenará de orgullo para ofrecerte lo que tú realmente necesites.

Los que nos dedicamos al mundo de la moto normalmente no lo hacemos sólo para sobrevivir, es la pasión por las dos ruedas lo que nos mueve y Miquel es un pionero en lo que a la literatura motera se refiere.

¿Cuántos soñamos con poder imitar sus viajes? Cada uno a nuestra manera lo hacemos, quizás no tan lejos ni durante tanto tiempo pero disfrutamos igualmente planificando, preparando, imaginando y recorriendo finalmente los caminos elegidos.

A la hora de elegir equipación, que es lo nuestro, son muchos los factores a tener en cuenta que van desde la geografía y el clima de los lugares que vas a recorrer hasta la moto que te acompañará o la altura del piloto. Identificar lo que el motero necesita es una misión que desde MOTÓNITY nos tomamos muy en serio y para ello nos centramos en tres aspectos: Escuchar al cliente, conocer en profundidad los productos que vendemos y contar con las mejores marcas.

Estamos realmente ilusionados y a pesar de los difíciles momentos que nos ha generado esta pandemia que atravesamos, vemos cómo nuestros clientes mantienen las ganas de viajar, de salir a rutear con los amigos y compartir con otros. Hemos tenido además la oportunidad de prepararnos a fondo y nos vamos a presentar esta nueva temporada con una selección de marcas única en el mercado español.

A partir de ahora sólo en MOTÓNITY podrás encontrar REV’IT!DaineseAlpinestars y Klim. Sólo aquí, en nuestras tiendas de Santiago de Compostela, de Barcelona y en motónity.com

El planteamiento que nos ha ilusionado y estamos deseando mostrarte se basa en seleccionar para nuestras tiendas lo mejor de cada marca. Naturalmente en la tienda on line podrás encontrar el catálogo completo de cada fabricante pero en las tiendas físicas hemos seleccionado lo mejor de lo mejor. 

Si necesitas una chaqueta de Gore-Tex, por ejemplo, vamos a poder ofrecerte lo mejor del mercado, en un mismo sitio para que puedas tocar y probar para decidir con más garantías. ¿Quieres una chaqueta urbana para ir a trabajar? Pues sabemos cuales son las mejores, nos las hemos probado todas y las conocemos en detalle. Sólo tienes que ponértelas y decidir.

Hay un producto que nos gustaría destacar y que va a protagonizar el mundo de la seguridad de ahora en adelante: El AirBag de moto. No hay duda: Todos llevaremos un airbag y en este campo hay dos marcas que destacan con mucha diferencia: Alpinestars y Dainese.

En fin, gracias de nuevo Miquel por contar con nosotros y un fuerte abrazo a todos sus seguidores.

El equipo MOTÓNITY”

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

NUEVO LIBRO: LA VUELTA AL MUNDO EN MOTO

La vuelta al mundo en moto Ruta de los Exploradores Olvidados fue el viaje en solitario que hice alrededor del planeta. La expedición comenzó en junio de 2011 en Madrid, saliendo hacia Cabo Norte, y terminó en septiembre de 2012 llegando a Nueva York y enviando la moto por barco hasta Vigo. 

La ruta, completada con una BMW R1200 GS 30 Aniversario llamada Atrevida, zigzaguea por el mapamundi: desciende por África, cruza India de sur a norte, atraviesa Nepal y salta a Asia en un constante cambio de latitudes y longitudes que le llevan a Filipinas, para dirigirse luego hacia América y alcanzar una lejana población del noroeste de Alaska, llamada Valdez, la ciudad con nombre español mas al norte del planeta.

Esta odisea motorizada en una BMW la ha contado en una serie documental para televisión, y ahora se publica en forma de libro después de años de maduración del extenso y puntilloso diario de bitácora que llevé con todo detalle para no olvidar ninguno de los extraordinarios sucesos ocurridos en las extremas y remotas geografías que recorrí en moto y sin asistencia de ningún tipo.

Es este un libro lleno de las experiencias personales del viajero, del recuerdo de los avatares de los exploradores olvidados que me precedieron, así como de la pormenorizada descripción de países, sociedades, religiones, cultura y realidades geopolíticas contemporáneas, un libro en suma para conocer mejor el mundo exterior que nos rodea y también mi mundo interior. Un libro que incita a realizar tu propia aventura y hacer realidad tus sueños de libertad. 

El libro de 660 páginas se puede comprar por 30 euros en librerías y en la web www.miquelsilvestre.com Os lo envió dedicado y sin gastos de envío en península. En el resto del mundo también llega pidiéndolo al distribuidor comercial http://www.mapiberia.com

Entre los viajeros españoles poco recordados que seguí cabe destacar:

  • Pedro Páez, jesuita descubridor de las fuentes del Nilo Azul, en el interior de Etiopía
  • San Francisco Javier, misionero enterrado en Goa, India
  • La presencia española en Asia, en un viaje a través de Tailandia, Malasia e Indonesia
  • Magallanes, Ruy González de Villalobos, Urdaneta y Miguel López de Legazpi. Tras los pasos de estos antiguos viajeros, Miquel Silvestre se convierte en el primer español en llegar en vehículo rodado a Filipinas
  • Francisco de la Bodega y Quadra, Juan de Fuca y Dionisio Alcalá Galiano, primeros europeos en navegar y pisar la Isla de Vancouver.
  • Salvador Fidalgo, fundador de la ciudad española más septentrional, Valdez, en Alaska.

La Ruta de los Exploradores Olvidados fue un viaje compartido, porque a medida que avanzaba con mi moto fui relatando mi periplo en una crónica constante y en directo mediante redes sociales, vídeos y reportajes en prensa de diversos idiomas. Los vídeos de esta aventura se viralizaron a través de las redes sociales y eso me llevó a que en RTVE me propusieran realizar una serie profesional llamada Diario de un Nómada.

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

SALTO EN PARACAÍDAS

El ser humano acepta el status quo sin plantearse nada más. Es un mecanismo necesario para la supervivencia, porque le permite adaptarse a situaciones extraordinarias. Si desde que es pequeño se le presenta un sistema organizado, lo aceptará como el orden natural de las cosas sin ponerlo en cuestión, porque así es el mundo. Pero eso casi nunca es así, el mundo, nuestro mundo, es solo una arbitraria y circunstancial organización de relaciones humanas que se dan en un momento concreto y que bien podrían haberse organizado antes de modo diferente y ser organizadas después de un modo completamente distinto. Así se demuestra que ha sido en la historia de la Humanidad, con una aceleración constante de los cambios organizativos. Si cuando surgieron las primeras civilizaciones agrarias en Mesopotamia las sociedades podían permanecer 5000 años sin cambios aparentes en su organización, pensemos en los cambios que la Humanidad ha vivido en los últimos veinte siglos y en los últimos veinte años. Sin embargo, los bebés que nacen ahora y que verán cambiar el mundo varias veces a lo largo de su vida, pensarán en cada momento que el mundo es así, como lo ven en ese momento, y no se plantearán que pueda ser de otro modo.

Ya sé que esta es una introducción un poco larga para presentar el tema que anuncia el título del post, pero es que este es mi blog y escribo lo que me da la gana solo por el placer de hacerlo y de hacer pensar al lector. Viene esto al caso porque quienes me han descubierto recientemente por verme en algún programa de televisión tienden a pensar que siempre he hecho eso así y de ese modo y son pocos los que investigan para ver qué hacia antes y cómo lo hacía. Es decir, con la gente que conocemos nos sucede como con la organización social, cuando los conocemos con una edad y un estatus tendemos a pensar que siempre han tenido esa edad y ese estatus y no pensamos en el camino recorrido y los cambios que los han llevado a ese estado y posición. En mi caso, antes de viajar para hacer programas de televisión, viajé durante muchos años en solitario filmando mis aventuras sin ayuda, y fueron esos viajes y vídeos los que me permitieron luego hacer algo excepcional: dirigir programas de televisión profesionalmente. Es decir, yo no soy distinto a los demás viajeros porque haga televisión sino que hago televisión por haber sido distinto a los demás viajeros desde el principio.

¿Y qué es lo que me hacía diferente? En mi opinión, la personalidad narrativa, construida sobre una serie de cualidades como son los temas, el tono y el estilo. De nuevo, volvemos a aceptar la situación presente que vemos sin plantearnos los orígenes y las causas. Soy quien más libros de viajes en moto ha escrito en España con mucha diferencia respecto a cualquier otro autor. Actualmente, son 8 los libros que tengo disponibles. Libros que han sido generalmente aceptados por crítica y público como buenos. Por supuesto siempre hay criticas contrarias, sobre gustos, ya se sabe, no hay nada escrito, pero las calificaciones sobre las obras de arte se sustentan sobre el común denominador. Cuando Un millón de piedras lleva ya más de 15 ediciones y se sigue vendiendo bien, cuando Diario de un Nómada se publicó por Plaza & Janés y agotó todas sus ediciones hasta que pude recuperar los derechos… debe convenirse que independientemente de las envidias y los celos, los libros de Miquel Silvestre son garantía de cierta calidad.

¿Cómo y por qué he podido escribir tantos libros, y sobre todo venderlos mucho antes de que se me conociera a través de la televisión? Por la sencilla razón de que cuando empecé a escribir mi primer libro de viajes en moto ya tenía escritos y publicados varios libros y artículos en prensa. Yo tenía ya el estilo, el tono, los temas y sobre todo el método para escribir libros antes de teclear la primera palabra de la primera página de mi primer libro de viajes en moto, Un millón de piedras. De nuevo, no es que yo sea distinto a los demás autores de libros de viajes en moto porque haya escrito y vendido más libros, sino que era distinto desde el principio porque ya había publicado mis novelas La dama ciega, Mariposas en el cuarto oscuro, Dínamo estrellada y Spanya SA. Y también decenas de artículos y reportajes en prensa. Colaboraciones periodísticas que pueden consultarse en el archivo “reportajes” de mi web personal http://www.miquelsilvestre.com

De esos primeros reportajes rescato hoy uno que publiqué sobre vieja afición que he dejado de practicar debido a mi paternidad. Hoy, con dos hijos pequeños, no saltaría de un avión, pero hace doce años, cuando todavía estaba soltero y no había descubierto la magia de los viajes en moto, me parecía que saltar al vacío era la mejor forma de sacar de mí la rabia existencial y de vivir la aventura que necesitaba y que todavía no sabía que se disfrutaba mejor cruzando fronteras a dos ruedas.

Aquí puedes leer el artículo de ABC, y creo que ya revelaba el tema, el tono y el estilo que me acompañarían en mis relatos de viajes.

Desde que me rompí el codo izquierdo en un accidente de motocicleta no había vuelto a saltar en paracaídas. Los aterrizajes requieren coordinación en los brazos y el mío estaba bastante inútil. Pero diez meses de inactividad son muchos para un paracaidista. El salto es como el toreo. He oído decir que los matadores, si dejan de torear varios meses, pierden la costumbre y su lugar lo ocupa el temor. Yo quería seguir lidiando nubes. Decidido a romper el maleficio del miedo, viajé recientemente a Ocaña para saltar a 4.000 metros de altitud. Mi interés por el paracaidismo comenzó en el servicio militar. Me tocó por sorteo la Brigada Paracaidista. A falta de suficientes vocaciones, la BRIPAC se nutría de desmotivados quintos de reemplazo como yo. No hice el curso. Para ser paracaidista debía firmar como profesional, con un compromiso de dieciocho meses. A mí ya me parecía suficiente con un año de privación de libertad.

Sigue leyendo: https://www.abc.es/estilo/gente/abci-salto-paracaidas-200810180300-91667157506_noticia.html

Categorías: Uncategorized | 2 comentarios

Moto Nómada, mi serie en Amazon Prime

El futuro será audiovisual o no será. La pandemia solo ha acelerado un proceso que ya se sabía imparable: el incremento exponencial de la demanda de contenidos audiovisuales a la carta, mayoritariamente vía streaming de pago, pero también de los ofrecidos gratuitamente pero con publicidad. La televisión tradicional, en la que tienes que ver lo que pongan a la hora que lo pongan, está en retroceso. El consumo de las cadenas de televisión tradicionales se hace cada vez más a través de plataformas que permiten grabar los programas o verlos bajo demanda cuando se quiera. Hasta el fútbol sufre las consecuencias de los nuevos modos y modas. El consumidor contemporáneo de entretenimiento es mayoritariamente audiovisual, pero también dictatorial, en cuanto tiene que ser él quien decida cuándo y cómo ver los contenidos.

Hoy cada vez menos gente se sienta delante de la tele “a ver qué echan”. Porque lo que echen no nos interesa o no nos interesa en este momento. Queremos ver aquello que nos gusta y lo queremos ver cuándo podemos verlo con calma. Se ha producido una gran fragmentación de la oferta. Aparecen por doquier los canales temáticos y los programas de nicho para públicos más conscientes y educados. Sigue existiendo un poderoso main stream que se alimenta de casquería y vísceras como La isla de las tentaciones, Sálvame, Rociíto y demás telebasura pero no representa ni de lejos la mayor parte de la demanda. Programas que hagan un 25% de la audiencia televisiva se consideran éxitos fenomenales, sin embargo dejan nada menos que un 75% de esa audiencia buscando otros contenidos.

El público más maduro y educado busca contenidos a medida. Sean de cocina, documentales sociales, ficción futurista o viajes. Y ya no los va a encontrar en canales generalistas que intentan seducir a una audiencia amplía porque esa audiencia amplia se está reduciendo cada vez más. Es lo que ocurre cuando se educa el paladar. Una vez que has probado buen jamón ibérico se te hace indigerible el serrano de mala calidad. Sobre todo cuando la diferencia entre uno y otro está en los 36 euros al año que ahora mismo cuesta la suscripción a Amazon Prime, una de las plataformas que sin duda sobrevivirá a la guerra sin cuartel que ahora mismo se libra en el streaming de pago.

En el 2020 gané el premio Zapping a mejor programa cultural y documental por Diario de un Nómada, y eso me abrió algunas puertas porque se demostró que tenía razón cuando asumí la apuesta por hacer un espacio que usando el viaje en moto como vehículo narrativo permitiera hablar de historia, de geopolítica, de religión, gastronomía o sociedad. En la serie hago lo mismo que en mis libros, que es hablar de los temas que me interesan a través del viaje en moto. Una de esas puertas fue Amazon Prime España y Latinoamérica. Y para mí es la noticia más relevante en años porque no solo supone estar presente en una de las plataformas en streaming más importantes sino ser completo dueño de los derechos de mis programas.

A corto plazo parece menos rentable que tener el programa en La2 porque mientras RTVE pagaba una cantidad fija por episodio, Amazon abona royalties en función de la demanda objetiva, de cuanta gente lo ve. Es una solución más justa por cuanto a mejor audiencia, más ingresos. Pero sobre todo es más justa para mí como creador porque la compra a tanto alzado por RTVE les hacía dueños perpetuos de los derechos sobre mi obra. En un primer momento me parecía bien porque no sabía si Diario de un Nómada tendría éxito, pero ahora ya considero que lo más importante es garantizarme la propiedad de mi trabajo. Imaginad los royalties que ha dado El hombre y la tierra y pensad ahora que Felix Rodriguez De la Fuente no hubiera visto el fruto de su serie y todo hubiera pertenecido a la cadena. Por eso yo ahora soy mucho más consciente de la importancia del rendimiento a largo plazo.

Ahora que se aproxima el fin de las restricciones de viaje y que todos fantaseamos con viajar y perdernos por las carreteras de España y del mundo, Moto Nómada debería ser una serie a tener en cuenta. Y vosotros que leéis mis artículos podríais ser los mejores embajadores de este proyecto narrativo que va más allá de los viajes en moto, que pretende en suma convencer cada vez a más gente que el viaje lento y en tu propio vehículo es uno de los mejores cauces para conocer el mundo, su historia y a uno mismo. Por eso te pido a ti, lector, que compartas en la medida de tus posibilidades la serie en Amazon y las noticias sobre ella porque así colaboras para que la plataforma la tenga en cuenta y siga abriendo su canal a nuevas temporadas. Que son hechas con pasión para espectadores consciente y maduros como tú.

Puedes ver Moto Nómada aquí https://www.primevideo.com/detail/0OO6EVSBA5ST9UGE51H5TCQ996/ref=atv_dp_share_cu_r

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Prometo no procrastinar más

Soy un trabajador stajanovista pero anárquico. Tengo una obra monumental en forma de libros, reportajes y series para televisión. Ocho libros de viajes publicados hasta la fecha, centenares de artículos en prensa y 11 temporadas para RTVE, más de sesenta episodios para Canal Viajar, 4 temporadas para Garage TV y ahora encima estrenamos programa en Amazon Prime Vídeo llamado Moto Nómada, además de unos 400 vídeos en YouTube. Esto es el balance de 10 años de viaje y lo he hecho todo yo solito, desde filmar, montar, editar y escribir, y al mismo tiempo llevar al día Facebook, Instagram y Twitter. Y claro, todo esto va sobre viajes, con lo que gran parte del tiempo lo paso viajando. Y además tengo vida familiar y todos los días disfruto varias horas con mis hijos pequeños. ¿Cómo puedo hacer tanto en el mismo tiempo que cualquiera? La primera regla es disfrutar con lo que haces, la segunda es no perder el tiempo en cosas que no me interesan. No entro en debates políticos, no veo televisión, no sigo redes sociales ajenas y en casa no se ve un partido de fútbol desde el Mundial de Sudáfrica.

(Aquí puedes ver mi serie de Amazon Prime si tienes la plataforma https://www.primevideo.com/detail/0MJG6EN9WHQ6QPN9BC0DRIT4GK/ref=atv_dp_share_cu_r )

Pero aun así, he sido incapaz en todo este tiempo en ser constante con este blog o mantener una periodicidad de publicación de vídeos en YouTube, que es algo básico para cualquier YouTuber, si quieres crecer tienes que ser constante y publicar el mismo día de la semana y a la misma hora. Pues no hay manera. Creo que la vez que más constante fui, ocurrió durante el confinamiento general cuando escribí aquí un post cada día del Diario de un Distopía. Lo cierto es que tuve que disciplinarme porque al final no me apetecía ese puñetero post y además nadie me pagaba por ello, y yo no hago las cosas por dinero, o no las hago solo por dinero, pero trabajar gratis no va conmigo. Eso se hace en una época de la vida para buscarte un hueco, pero después, trabajar gratis es regalar tu esfuerzo a gente que no lo valora. Y es como regalar libros. Los libros regalados por el autor no se leen. Los libros se tienen que comprar, entonces sí se valoran.

No obstante, voy a intentar disciplinarme porque mi audiencia ha crecido mucho y sobre todo se ha fidelizado mucho. No intento crecer en suscriptores sino en la calidad de la filiación. Tengo miles de leales que esperan cada post, vídeo, libro o capítulo con verdadero interés. Las ventas mi último libro, La vuelta al mundo en moto, me han sorprendido espectacularmente porque se han vendido mil ejemplares en menos de un mes. Y eso son muchísimos libros. Y encima un libro gordo y caro: 660 páginas y 30 euros. Pues ya se lo han devorado unos cuantos. Por esos leales es para los que me voy a esforzar en publicar regularmente, al menos un post semanal, en el blog. Y subir un vídeo de viajes cada domingo. Regularidad, que es lo que me faltaba. Y será contenido gratis para disfrutarlo por cualquiera, pero no será regalado porque en realidad quienes compran mis libros y empujan de verdad el carro hacia delante son quienes patrocinan este esfuerzo. Esas ventas de libros son las que por un lado meten dinero en mi depósito para poder viajar y filmar profesionalmente aunque no tenga que venderlo a una televisión y por eso podré subirlo a YouTube, y por otro lado, y esto es lo más importante, porque esas ventas de libros son las que me garantizan la verdadera independencia y autonomía para poder hacer y decir lo que me de la puta gana, como en esos vídeos del Confinablog o Cocheblog donde hablo de política, actualidad o religión. Sin importarme las consecuencias de mis opiniones porque no me debo a un jefe. Mi jefe sois vosotros.

Así que este será mi primer post de los miércoles y el domingo tendréis vídeo en YouTube, aparte de los que vaya subiendo según mi humor a lo largo de la semana, que podrán ser muchos o ninguno, pero el domingo, caerá episodio. Así que suscribíos al blog y al canal de YouTube para no perderos un aviso de las actualizaciones. O haced lo que os salga de la polla, que suele ser lo que yo en el fondo no he dejado de hacer nunca. Y me ha ido bastante bien, oiga.

Aquí os dejo el vídeo subido el domingo pasado, siguiendo con la webserie A Cabo Norte en moto.

Categorías: Uncategorized | 6 comentarios

A Cabo Norte en moto. Toma nota

En el verano del 2011 comencé un viaje alrededor del mundo con una moto que acababa de comprarme para el empeño. Una BMW GS 1200 30 aniversario llamada Atrevida. En 2018 regresé con una BMW Urban GS con los mismos colores. Fue en primavera, había mucha nieve y yo dirigía mi propio programa de televisión, llamado Diario de un Nómada. He reeditado el material de aquellos dos viajes con una década de diferencia para mostrar quien era yo entonces y quien soy ahora, enfrentado a una geografía espectacular. Si planeas hacer el viaje te recomiendo no solo la visión de estos vídeos sino la lectura de los libros Manual de Aventura Overland y Europa Nómada porque en ellos encontrarás las claves de un viaje inolvidable. Con detalles que no se suelen explicar en otros textos ni en blogs. Si los quieres dedicados pídelos en http://www.miquelsilvestre.com

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.